Sabina y CIA XVIII: Azul Sabina

Recientemente Juanes ha grabado un "Unplugged", rodeándose de varios de los mejores artistas del panorama musical, encontrándose Joaquín Sabina entre ellos. Juntos interpretan "Azul", un tema inédito que se incluye en este directo del colombiano. En el vídeo de la canción, se comprueba rápidamente la enorme admiración que Juanes siente por Joaquín, maestro para una infinidad de artistas.

"Azul Sabina" es un blues, género al que Sabina suele recurrir con bastante asiduidad en sus discos, y en el que los dos artistas latinos se han complementado bastante bien. Por otra parte, el acompañamiento musical de la canción es muy del estilo "orquesta del Titanic", cello incluído. Si a esto le unimos el decorado del escenario se crea un ambiente muy propicio para esta canción. 

"Atrás, duele mirar atrás
paisa, te acuerdas:
cada vez que pierdas
date cuerda y vuelve a empezar,
no seas una estatua de sal."

Un tema optimista y vitalista, de los que estamos bastante ávidos últimamente. Hartos ya de mirar hacia atrás para buscar culpables, o recordar los buenos tiempos cuya vuelta damos por imposible. De nada sirve eso, más que para convertirte en estatua de sal y quedarte anclado para la posteridad. Después de una caída es obligatorio levantarse y sacudirse el polvo con la mayor dignidad posible.

"Acuérdate de olvidarte de mi
(nunca de mí)
no dejes que te oxide el porvenir
(el porvenir)
no cuentes cuentas del rosario
de un corsario sin pedigree
no digas que no, porque sí."

La producción de la canción ha corrido a cargo de Juanes, Sabina y de Juan Luis Guerra. En ella podemos ver claras referencias a personajes que Sabina siempre tiene en su imaginario (Peter Pan, Robinson...). Así mismo, deja uno de estos versos que rápidamente se te quedan en la cabeza y a la tercera vez que la escuchas ya comienzas a canturrearla. 

"No digas que no, porque sí"


¡Qué manera de vencer!

Anoche el Atlético de Madrid se proclamaba campeón de la Europa League por segunda vez en tres años. Este acontecimiento supuso un alegrón para la parroquia rojiblanca, que ni de lejos imaginaban allá por diciembre (cuando apretaba el frío por la ribera del Manzanares) que la primavera sería trompetera y colchonera. Si a Joaquín le robaron el mes de Abril, el Atleti se encarga de devolverle la sonrisa en Mayo.

Un colchonero de pro como es Sabina seguro que disfrutó de lo lindo con los zarpazos del tigre Falcao y la depurada técnica de Diego (ese nombre sólo podía llevarles alegrías), aunque me consta que Panchito Varona y familia lo disfrutaron aún más. En contra de lo que cantaba el propio Joaquín en el himno del centenario, esta vez ni sufrieron ni palmaron. Fue una victoria imprevisiblemente cómoda y sin los sobresaltos a los que están acostumbrados.

Hace un par de años ya le dediqué una entrada al atleti con motivo de su llegada a dos finales, la de la Europa League y la de Copa. Me adelanté porque quién más quién menos tiene sus dudas acerca de la fiabilidad rojiblanca, y no quería dejar pasar la oportunidad de valorar como se merecía semejante proeza. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, aunque el calendario dictamina que han sido dos años escasos; basta con echar un vistazo a la plantilla (nueva casi al completo) para darse cuenta que el Atleti habita en un microclima especial que lo devora todo.

Todo el que me conoce sabe que soy muy merengue, pero eso no evita que me alegre por el equipo vecino y le felicite en sus éxitos. Si hace dos años puse la versión oficial del himno del centenario del Atlético, en esta ocasión acompaño esta entrada con la versión rockera del mismo; que veo más acorde con la figura del Cholo Simeone. 

Por cierto, hay una tercera versión de este himno. Me la guardo para la próxima gesta atlética. 

top
Google Analytics Alternative