Cumpliendo Abriles

Hace más de 20 años a Joaquín Sabina le robaron el mes de abril, y todavía se sigue preguntando quién fue el culpable; yo tuve más suerte y también en un mes de abril creé este blog que cumple ya su primer trienio. Tres años en los que no he parado de descubrir cosas nuevas detrás de las letras del flaco, aunque algunos pensaran que ya lo tenía todo visto y poco nuevo se podía ofrecer ya.

Sin duda alguna, una de las mayores satisfacciones que me he llevado, es ver como mi nombre aparecía junto al de Sabina en las búsquedas de Google. Aunque ésto no deja de ser anecdótico, para mí es un estímulo muy grande para seguir escribiendo sobre una de mis pasiones. Sin ser un experto en el mundo de la literatura (las Ciencias se impusieron a las Letras en la foto finish de algún momento clave mi vida), intento plasmar con mi gramática parda que diría Sabina, la vida que encuentro detrás de esas canciones que llevo años escuchando.

De vez en cuando he hecho alguna excursión hacia otros lugares, y su primo Serrat también ha tenido un lugar preferente en el blog. Así mismo, un gran abanico de artistas han aparecido en la sección Sabina Versionado o Sabina y CIA; un tema polémico para los más puristas, el de las versiones. Yo, salvo contadas excepciones, las he defendido porque en la mayoría de las ocasiones le dan un plus de vida a los temas. En cierto modo, yo no dejo de hacer versiones; doy mi versión particular de las letras de Joaquín. Evidentemente, algo tan personal es muy probable que no sea compartido en su totalidad por el resto. Eso resultó ser un pequeño temor en los primeros compases de este blog, pero rápidamente se transformó en una de sus fortalezas; y tres años después sigue siendo el pilar fundamental de este lugar. 

Justamente ahora se cumplen 100 años del naufragio del Titanic, y si por aquel entonces los músicos de "La orquesta del Titanic" no dejaron de tocar aún a sabiendas de que el barco se hundía; ahora son dos señores con bombín y guitarra los que se resisten a dejar de tocar, por mucho que más de uno los diera por muertos. Si ellos siguen al pie del cañón, no seré yo el que deje de aportar su granito de arena a la comunidad Sabinera. 

Muchas gracias a todos los que os asomáis por aquí de vez en cuando. ¡Que no pare la orquesta caballeros!.
top
Google Analytics Alternative