A la orilla de la chimenea

Uno de los temas por excelencia en las canciones de Sabina es el amor, más concretamente el desamor. Complicado concepto para muchos que son incapaces de describirlo, y más aún para otros que en vano siguen intentando medirlo, pesarlo, o incluso comprarlo. Aunque lo abstracto del tema hace que sea casi imposible detallarlo, Joaquín lo ha hecho en muchas de sus letras, cada una desde un prisma distinto. Sin embargo, hay una canción que consigue resumir perfectamente (casi) todo lo que conlleva, haciendo uso de esos contrastes tan sabinianos que tanto le gustan a él. Bajo el título de “a la orilla de la chimenea” nos invita a sentarnos al calor del fuego, para escuchar atentamente su relato.
“Puedo ponerme cursi y decir
que tus labios me saben igual que los labios
que beso en mis sueños.”
Muchas veces cuando se intenta hacer algo con romanticismo, se cae en la cursilería. Sin embargo, eso es algo que solo se aprecia desde fuera, y nunca por ninguna de las partes implicadas; que a la postre son las únicas interesadas en el tema. Las comedias románticas de Hollywood han contribuido bastante a estas apreciaciones; pero que levante la mano el que nunca haya hecho o dicho algo calificable como cursi. Es un aspecto que hace que muchos “tipos duros” se burlen de esas tonterías, aunque luego en la intimidad probablemente recurran a ellas más de una vez.
“Puedo ponerme triste y decir
que me basta con ser tu enemigo, tu todo,
tu esclavo, tu fiebre, tu dueño.”
Aunque se suela pintar de color de rosa, muchas veces se nos destiñe igual que un bolígrafo en las manos. Es ahí cuando intentamos a la desesperada arreglar las cosas, buscar soluciones imposibles, comulgar con ruedas de molino. A veces la necesidad, o el miedo a la soledad, es tan grande que somos capaces de reinventarnos a nosotros mismos.
“Y si quieres también
puedo ser tu estación y tu tren,
tu mal y tu bien,
tu pan y tu vino,
tu pecado, tu dios, tu asesino…”
La metáfora de la estación y el tren resulta muy interesante. Si hacemos un análisis escueto de nuestras vidas, comprobaremos que, en resumidas cuentas; se trata de un continuo ir y venir, una sucesión de trayectos. Lo que hacemos es darle sentido a esos viajes, siempre se busca algo en ellos y siempre se necesita de algo para realizarlos. Cambiemos ese “algo” por “alguien” y ya tenemos la ecuación resuelta. De esas estaciones, hay muchas que son de paso, en las que apenas nos fijamos. Sin embargo otras tienen algo de especial, que hace que te bajes del tren y te adentres en ellas. Muchas de ellas esconden dentro mucho más de lo que te podías esperar, y te ofrecen algo más que otras más atractivas a la vista del viajero común. Lo mejor es cuando allí encuentras a alguien con quien compartir tu viaje, puede que hasta la próxima estación; o puede que se convierta en ese tren del que no te bajarás nunca más.
“O tal vez esa sombra
que se tumba a tu lado en la alfombra
a la orilla de la chimenea
a esperar que suba la marea”
Hasta el más reacio de todos, es incapaz de caminar solo, siempre le seguirá su sombra. Ese convertirse en “la sombra”, el estar siempre presente en su vida, en sus actos, en sus recuerdos, en sus pensamientos… Es lo máximo que se puede conseguir, sobre todo teniendo en cuenta que la sombra es personal e intransferible. Tener la sensación de que siempre vas a tener a alguien a tu lado es lo más reconfortante.
“Puedo ponerme humilde y decir
que no soy el mejor
que me falta valor para atarte a mi cama.”
Dicen que lo difícil no es llegar, si no mantenerse. Pero hay veces que llegar cuesta un horror, y los mayores culpables somos nosotros mismos. Nos autoconvencemos de que es mejor dejar las cosas estar, confiamos no sólo en que la diosa fortuna nos sonría, si no que delegamos en ella todo el trabajo. El bloqueo mental, también conocido como falta de agallas, es el peor enemigo de todos. No saber que decir, cómo actuar, cuando hacerlo es un lastre que a veces termina por pararnos en seco. Hay días que te levantes dispuesto a comerte el mundo, y te acuestas sin probar bocado y queriendo creer que en realidad no tenías tanta hambre.
“Puedo ponerme digno y decir
“toma mi dirección cuando te hartes de amores
baratos de un rato… me llamas”.”
En el extremo opuesto está el que convencido de sus posibilidades espera que alguien llame a su puerta. Probablemente tenga mucho más que ofrecer a otros que se venden puerta por puerta, pero si no se deja una rendija abierta; hay que tener mucha fe para pensar que intentarán tirarla abajo sistemáticamente. Todos sabemos donde comprar los productos baratos, de usar y tirar; pero para encontrar los diamantes hay que cavar mucho y duro, y no siempre se está dispuesto a ello. Como dice Sabina en otra canción, puedes terminar escupiendo al firmamento desde un hotel de lujo, con dos camas vacías.
“O tal vez ese viento
que te arranca del aburrimiento
y te deja abrazada a una duda,
en mitad de la calle y desnuda.”
A veces hay personas que te sorprenden, que tienen un punto de genialidad que las hace diferentes al resto. Despiertan en ti curiosidad, y no te dejan nunca indiferentes. Aunque al mismo tiempo pueden resultar desconcertantes, ya que al igual que “ese viento” van por rachas. Combinando ráfagas muy intensas que te empujan y te mueven a su antojo, con otros momentos de excesiva calma, irritante en muchos casos. Esa incertidumbre puede ser un arma de doble filo, y muy peligrosa, sobre todo tratándose de temas tan delicados e intensos como son los sentimientos. 

Semos diferentes

Si durante las últimas semanas no te has enterado de que película española estrenaba su cuarta entrega, es que vives en una cueva o fuera de nuestro país. El singular "Torrente" ha vuelto a la gran pantalla para salvar la taquilla del cine patrio, al tiempo que regala una buena dosis de risas a los espectadores. Santiago Segura es único en esto de las promociones, y camiseta negra en mano (más bien en pecho) se ha recorrido todos los platós habidos y por haber. Mal que les pese a algunos, las películas de Torrente se han convertido en una tradición para mucha gente. Joaquín Sabina ya participó en la segunda y, para la mayoría de la gente, mejor entrega de la saga; poniéndole la banda sonora con la canción "Semos diferentes".

"Después de limpiar de escoria la fachada
del confort del ciudadano,
apatrullando una calle desconchada
por fumanchús y otomanos. "

José Luis Torrente es ante todo una parodia del "superhéroe" español, ese macho ibérico que solemos encontrar en muchas barras de nuestros bares. Cargado de topicazos, este personaje dice ser agente de la policía, aunque todos sabemos que realmente es "el brazo tonto de la ley". Aunque Sabina le puso música en su misión en Marbella, Torrente tiene un ídolo musical al que no cambia por nada ni por nadie. Se trata de José Luis Cantero, más conocido por "El Fary". Por eso Sabina hace referencia a la que fuera canción de bandera en la presentación de Torrente en sociedad, allá por el año 1998, "apatrullando la ciudad" son su Seiscientos. 
"“Pa’ luego es tarde, ábrete una temporada”,
me sopló un ciego vidente.
Y me empadroné en Marbella
en una suite de una estrella
con mi palillo de dientes,
Vacilando de costao
donde corta el bacalao,
la jet set del delincuente."

Esta canción la canta al alimón con el propio Santiago Segura, o mejor dicho José Luis Torrente. Si hay una ciudad donde se reúne la flor y nata de este país, sin duda es Marbella, por eso mismo en la película Torrente se dirige a la ciudad malacitana. Esa "jet set" de la que habla es ni más ni menos la que puebla los platós de Telecinco casi con la misma frecuencia que los Tribunales de Justicia. Sin duda alguna, Torrente hace una burla grotesca de todo lo que nos rodea, desde las más bajas esferas hasta las más altas (aunque en algunas ocasiones la diferencia sea mínima). 

"Donde los jeques
blanquean los cheques
del petrodólar
y marean a don Quijote
con un lingote
de pepsi cola. "

¿Os suena de algo lo de los jeques? Durante muchos años les hemos hecho todos los parabienes habidos y por haber, a todos los jeques árabes que venían a nuestras costas de vacaciones. Ahora hacemos dos cosas, o bien les vendemos nuestros clubes de fútbol, o directamente intentamos ponerlos de patitas en la calle. No voy a entrar a valorar si todo eso está bien o está mal, sólo voy a señalar el objetivo y el causante de todo eso: el caballero ese tan poderoso llamado Don Dinero. 

"Sin KGB'S, en la CIA
sobran espías
y por consiguientes
James Bond se ve obsoleto,
ningún servicio secreto
contrata agentes como Torrente. "

Tratándose de un personaje cinematográfico, Sabina lo compara con otros super héroes de películas como puede ser James Bond. Como suelen decir, las comparaciones son odiosas. Pero claro, todo depende de lo que quieras buscar, porque si son las risas el 007 se queda a años luz de nuestro policía casposo. 

"Si a ratos me puso cuernos la fortuna,
fue de forma fraudulenta.
La patria es una fulana,
menos mi madre y mi hermana,
no hay coño que no esté en venta. "

Sabina también hace referencia a diversas situaciones y frases típicas de Torrente, que a poco que hayas visto las películas, se te quedan grabadas en la mente. Son esas coletillas que de vez en cuando se repiten acompañadas de "como diría Torrente...". Ese es uno de los mayores éxitos de Santiago Segura, haberse introducido de lleno en la idiosincrasia de este país. Segura conoce muy bien lo que le gusta al "español estándar", de ahí que no escatime en cameos de personajes del corazón, deportistas famosos, frikis de distintas épocas y orígenes...

"En Acrapulcos y en Estoril,
en Marrakech y en Dublín
hay más estrés que en Madrid
y menos ambiente. "
  "En Montecarlo, en Honolulú,
en Yacarta y en Moscú,
les falta un Puerto Banús
(semos diferentes). "

No obstante, hay una gran cantidad de gente que detesta por completo a Torrente y a Santiago Segura. El propio Santiago es el primero en reconocerlo y en afirmar que el personaje de Torrente es alguien desagradable por definición. Yo pienso que muchas veces nos olvidamos de el género de la película ante la que nos encontramos, y es que tratándose de una comedia hay que verla con otros ojos. Seguramente muchos y muchas de las que se escandalizan por las cosas que dice y hace Torrente, son seguidoras acérrimas de Sálvame. La diferencia es que cuando vas a ver Torrente sabes que es una película y nada es real, mientras que cuando enciendes la telebasura intentan venderte cosas aún peores y además pretenden que te las creas (muchas veces lo consiguen). A lo mejor alguna de las que echan pestes de Torrente, están casadas con alguien igual que él...

A mi me gusta Santiago Segura y me gusta Torrente, además por ese orden, ya que hay otras películas de Santiago que me han gustado bastante. Así que me alegro por todo el éxito que ha tenido y por el que tendrá.Que alguien te garantice una hora y media de risas es algo de agradecer, porque ya hay demasiada gente que te garantiza muchas más horas de mala leche.

Cantautores de la Plaza Mina

El Carnaval va llegando a su fin, y aunque ya os hablé de él hace unas semanas cuando os presenté a la chirigota de Cádiz "Los Joaquín Pamplina"; regreso al tema carnavalero. Para mi es una de las mejores, si no la mejor, fiestas del año. Son unos días en los que te puedes evadir fácilmente de la rutina, de los problemas, de guardar las apariencias... El Carnaval te da una libertad que pocas veces tenemos, o al menos no sabemos aprovechar. En mi otro blog tengo el disfraz de este año, por si le queréis echar un vistazo

Dentro del enorme abanico de cosas que nos aporta el Carnaval, hay una que combina el arte, con la diversión y con la cultura. Estoy hablando de las comparsas y chirigotas. El concurso por excelencia es el de Cádiz, pero hay muchos otros puntos de la geografía española donde esto también es una tradición muy arraigada. Durante todo este mes se han ido sucediendo los cuplés, los pasodobles y los popurrís. Combinando notas de humor, con otras letras emotivas y tocando temas controvertidos. 

Como bien dice el sobrenombre de la chirigota de "Los Joaquín Pamplina", no sólamente ellos si no todos son "cantautores de la Plaza Mina". Cumplen con creces con el cometido básico del cantautor, que es contar historias al ritmo de la música y no morderse la lengua ante nada ni nadie.

A continuación os voy a dejar con las actuaciones de la gran final de este año, de las tres chirigotas que llegaron a la final. También os voy a poner la actuación de una comparsa que a mi personalmente me gustó más que ninguna otra, aunque no se alzase con el primer premio. 







Sabina y CIA XIII

Hace escasos días salía a la venta el nuevo trabajo de Jarabe de Palo bajo el nombre de ¿Y ahora que hacemos?. Bueno pues, lo que han hecho ha sido un disco con varias colaboraciones, entre las cuales se encuentra Joaquín Sabina. Paradójicamente el título de la canción que han hecho con Joaquín da respuesta al título del álbum "Hice mal algunas cosas". 

En una entrevista le escuché a Pau Donés decir que la letra de la canción ya la tenía hecha desde hace un tiempo, y que además, desde el momento de su creación se dijo a sí mismo que sólamente la cantaría con el flaco de Úbeda. La relación entre Jarabe de Palo y Joaquín Sabina no es nueva de ahora, hace algunos años ya versionaron juntos la archiconocida canción de "La Flaca".

Unos cuantos años después se vuelven a juntar y nos regalan esta canción cañera, desenfadada y que hace bandera de esa costumbre tan patria de "dejarlo todo para mañana". Además de Joaquín, también interviene Carlos Tarque de MClan. Os recomiendo escuchar el disco entero, ya que hay artistas invitados de la talla de Antonio Orozco y Alejandro Sanz. 

top
Google Analytics Alternative