Su primo el Nano III: Es Caprichoso el Azar

¿En qué nos basamos cuando afirmamos que una canción es muy buena? Probablemente siempre tendamos a fijarnos en su calidad musical, la profundidad de su letra, la interpretación del artista… .Sin embargo, yo creo que hay algo más que muchas veces no conseguimos percibir, al igual que existe con las personas, las canciones tienen alma. 

Esos 21 gramos de peso que se le atribuyen, ya que en esta vida nos empeñamos en medirlo y pesarlo todo, también deberían imputárselo a las canciones. Con tan etéreo elemento, podríamos explicar lo inexplicable, esas sensaciones que de repente nos afloran al escuchar ciertas canciones; y que se mezclan con nuestros recuerdos personales, haciendo propias las historias que alguien nos canta. Por otra parte, al igual que con las personas, también existen canciones desalmadas; pero esas no se merecen demasiado tiempo, y en este blog no os voy a hacer perderlo con ellas. 

Es el turno de su primo, nuestro primo, El Nano, y de una canción que supongo que conoceréis bastante bien ya que la interpretó en la gira “Dos Pájaros de un tiro”: “Es caprichoso el azar”. Os presento al azar, caprichoso según Serrat, y protagonista indiscutible en muchas situaciones de nuestra vida. Destinatario de todas nuestras iras cuando le da por ser esquivo con nosotros, y aliado perfecto cuando nos guiña un ojo allanándonos el camino.
“Fue sin querer...
Es caprichoso el azar.
No te busqué
ni me viniste a buscar.”
La historia que nos cuenta Serrat comienza intentando dar un paso a un lado, queriendo apartarse del camino, delegando la responsabilidad en otros; bueno más que en otros, en otro que ya os he presentado, el azar.  Afortunadamente, ya iremos viendo que eso no es del todo así. A pesar de afirmar que no se buscaban explícitamente, inconscientemente si que lo estaban haciendo. Quizá lo llevaban haciendo tanto tiempo, que cuando se encontraron no repararon en ello y la emoción del momento les impidió mirar hacia atrás.
“Tú estabas donde
no tenías que estar;
y yo pasé,
pasé sin querer pasar.”
Muchas veces nos pasamos demasiado tiempo esperando el momento idóneo para que algo suceda, como si eso estuviera en nuestra mano. Esa espera es muy peligrosa, ya que es probable que nunca encontremos la situación perfecta que habíamos imaginado. Por eso es mucho más bonita, la escena que nos dibuja El Nano. Salirse del guión establecido, improvisar, actuar guiados por nuestro instinto, olvidarse del tiempo pasado por un momento y no hacer cábalas sobre lo que pueda venir.
“Y me viste y te vi
entre la gente que
iba y venía con
prisa en la tarde que
anunciaba chaparrón.”
Si la canción se tratase de una película de Hollywood, en este momento se ralentizaría el movimiento de la cámara, se difuminaría el fondo para enfocar mejor a los dos protagonistas y comenzaría a sonar alguna de esas “bandas sonoras de nuestra vida”. Aquí se nos presenta otra escena muy curiosa, esa gente que iba y venía con prisa, esa tarde que anunciaba chaparrón. Todo eso resulta indiferente ya, aunque no siempre es así. 

Es precisamente la gente con prisa la que te influye, la que te condiciona en tus actuaciones, la que emite permanentemente juicios de valor como si tuvieran potestad para ello. El chaparrón es otro condicionante muy importante, muchas veces nos ha caído encima, y es por eso que siempre salimos con el paraguas abierto. Por miedo a volvernos a mojar, no apartamos el paraguas y nos perdemos un sol espléndido que nos está esperando. No obstante, hasta al más desencantado, al que lleva el paraguas más grande y más oscuro, le llega el momento en el que se choca con alguien y descubre que hace tiempo que dejó de llover.
“Pero prendió el azar
semáforos carmín,
detuvo el autobús
y el aguacero hasta
que me miraste tú.”
Como toda buena película que se precie, debe tener un final feliz, y seguramente habréis podido adivinar que esta canción no va a echar un borrón al final. En esta ocasión vamos a ser generosos con nuestro amigo el azar, y vamos a otorgarle la autoría de ese momento tan especial. Aunque siendo justos, los verdaderos artífices de ello son esos dos que queriendo, y estando donde debían de estar prendieron el azar para que éste se encargase de los pequeños detalles. La canción comenzaba con un engañoso “Fue sin querer”, pero como os adelanté fue cambiando la tendencia hasta llegar a sus últimos versos…
“Tanto tiempo esperándote...”
 

Regalo de Navidad

Hoy entramos de lleno en la semana de Navidad, así que desde "Pongamos que hablo de Joaquín" os hago mi regalo particular. He estado confeccionando una lista con las canciones que más me gustan de Sabina, como siempre, ha sido tremendamente difícil decidirme. Aún así, es una lista bastante extensa, se trata de 60 canciones para que las podáis disfrutar. 
 

Esta lista está disponible para el programa Spotify, que si no lo tenéis, os recomiendo desde ya su instalación. Es la forma más cómoda, rápida y sencilla de tener acceso a todo tipo de música. Únicamente requiere de acceso a Internet, y de una cuenta (que puede ser gratuita o de pago). 

Una de sus características, es la posibilidad de crear listas personalizadas, y esto es lo que os ofrezco desde aquí. Desde Calle Melancolía hasta Tiramisú de Limón, pasando por Princesa o Y nos dieron las diez, la lista titulada "Pongamos que hablo de Joaquín" tiene lo que todo Sabinero no puede perderse. Bueno, os paso el enlace, que como siga escribiendo corro el riesgo de parecer un anuncio de la Teletienda. 


¡¡Feliz Navidad Sabineras y Sabineros!!

Sabina y CIA XI

A una versión le pido, especialmente si es de una canción que me guste, que consiga ofrecerme algo diferente y no deje de gustarme. Por esa razón, no me gustó "Lola Soledad" de Alejandro Sanz y Sabina, pero me encanta la que hoy os presento "A la sombra de un léon" de Victor Victor con Sabina. 

A la sombra de un león, es una de mis canciones preferidas, hace más de un año ya le dediqué una entrada en exclusiva. Hasta ahora sólo la había escuchado en boca de Ana Belén en solitario, o acompañada por Joaquín. Sin embargo, hace poco tiempo descubrí por casualidad una versión que la transformaba en una bachata y era cantada a dúo por Victor Victor y Sabina. 

Sobre Victor Victor, no conozco absolutamente nada, de hecho al principio pensé que se trataba de Juan Luis Guerra (el parecido de su voz es asombroso). Gracias a esta canción, que se incluye dentro de un álbum en el que hace duetos con varios artistas muy conocidos, he podido escuchar algo más de él. Seguramente, pocos podrían imaginar que una canción como "A la sombra de un León", tan suave, con su acompañamiento de piano, tan bella y tan sencilla a la vez; pudiera encajar en un registro tan diferente como es la bachata. Precisamente, ese es el gran potencial que tienen las versiones, y cuando lo saben aprovechar el resultado es maravilloso.

Además de esta canción, os recomiendo encarecidamente que escuchéis el álbum completo de Victor Victor, llamado "Bachata entre amigos". Allí os encotraréis a Serrat con "Lucía",  o a Victor Manuel con "Quiero abrazarte tanto" entre muchos otros. Lamentablemente, no he podido encontrar esta versión en youtube, os pongo el enlace a Spotify donde podréis escucharla.

Sabina Versionado XIII

La protagonista de esta versión es alguien muy conocida para la parroquia Sabinera, ya que durante muchos años fue la voz de los coros en sus discos y conciertos. Hace unos años decidió volar y lanzar sus carrera musical en solitario. Como muchos ya habréis adivinado, estoy hablando de Olga Román. Desde el año 1993 ha sido fiel escudera de Sabina, añadiendo siempre un punto de dulzura a la rota voz del flaco. Para el recuerdo de muchos quedarán sus memorables interpretaciones en directo de "Una Canción para la Magdalena" o la entradilla para "Y sin embargo".

Hace un tiempo, se editó el disco en el que, bajo el título de "Entre todas las mujeres"; varias artistas le hacían un homenaje muy especial a Joaquín, versionando varios de sus grandes éxitos. Como no podía ser de otra forma, Olga Román no faltó a la cita, y puso su granito de arena interpretando el tema "Esta boca es mía". Curiosamente, este tema pertenece al disco homónimo, el cual sirvió de debut para Olga.

Aunque ya no esté codo con codo con Joaquín, la voz de Olga siempre estará presente en gran parte del legado musical del jiennense. Su voz aterciopelada ha servido de contrapunto en multitud de temas. Olga ha estado presente en buena parte de la época más dorada de Sabina. Se le echa bastante de menos, pero quien sabe si en un futuro puedan volver a unirse. Muchos de sus fans estarían encantados con la idea. 

top
Google Analytics Alternative