Sabina Versionado XIV

En los tiempos que corren prácticamente todo se encuentra clasificado, catalogado y se establecen relaciones entre cualquier cosa. Cada vez que vemos un vídeo en youtube, aparecen sugerencias de otros que podrían interesarte al ser similares al que acabas de ver. Pues bien, aquí os hago yo mi propia recomendación de otro artista que probablemente (seguramente diría yo) os gustará si disfrutáis con la música de Sabina. 

Estoy hablando de Ismael Serrano, alguien que comparte la "profesión" de cantautor con Joaquín. Y no sólamente eso, sino que también demuestra su afinidad con Sabina, cantando algunas de sus canciones en los conciertos. Ismael es otro de esos artistas a los que no hay que oír, hay que escuchar, e incluso leer detenidamente. Pertenece a ese grupo de los denominados poetas urbanos, que guitarra en mano te cuentan historias, a las que siempre les puedes sacar la moraleja. No te dan canciones, te dan la banda sonora de muchos momentos y situaciones concretas, por las que tarde o temprano todo el mundo pasa. 

Entre los muchos apodos que tiene Sabina, se encuentra el de "maestro". A la vista está que es uno de los más acertados, basta con ver la calidad de sus discípulos. Y quizá lo mejor esté aún por llegar, ya que como dice el proverbio chino "Si el alumno no supera al maestro, ni es bueno el alumno; ni es bueno el maestro." Como el maestro Sabina ha demostrado con creces ser muy bueno, sólo nos falta saber quién será el alumno que lo supere. 



Sabina y CIA IX

Tanto Alejandro Sanz como Joaquín Sabina guardan muchas similitudes, dentro de que cada uno tiene un estilo muy personal, pero haciendo una visión global los podríamos "meter en el mismo saco". Hace unos años ya hicieron una colaboración, en la que ambos cantaban en directo la sabiniana "Princesa" (de la que ya hablé en el blog hace un tiempo). En esta ocasión la cosa ha cambiado, y no poco. 

La canción que cantan a dúo es en este caso de Alejandro, y en vez de en un directo, ha sido una grabación de estudio. Siempre he manifestado en este blog que soy partidario de las versiones de los grandes temas, y de las colaboraciones de los grandes artistas. Sin embargo, en este caso, y pese a tratarse de un gran tema y de dos artistas enormes, el resultado no me ha convencido del todo. Como ya sabéis, lo que más me gusta de las versiones y las colaboraciones es que te ofrecen algo distinto de un tema ya conocido, consigue reinventarlo y hacer de él uno "nuevo". En este caso, creo que no se cumplen del todo esos objetivos. 

Lo primero de todo, se pierde un poco de novedad en la canción, ya que la parte de Alejandro es exactamente la misma que en el tema original, lo único que se ha hecho ha sido introducir la voz de Sabina en momentos puntuales. Y aquí vamos con otro aspecto importante, esos momentos son demasiado puntuales, ya que apenas se le escucha cantar un par de versos en solitario. El resto los canta al alimón con Sanz, y más que cantar a dúo se limita a hacerle los coros, con lo cual el aporte Sabiniano a la canción se queda reducido a la mínima expresión. Por último, también me gustaría destacar que quizá "Lola soledad" no sea la canción de Alejandro que mejor quede en voz de Joaquín; creo que se ha perdido la oportunidad de conseguir un nuevo tesoro musical, y nos hemos quedado en un simple obsequio para los fans de ambos artistas.

Mater España

Ayer, día 12 de Octubre, se celebró en España el día de la Hispanidad, aunque aquí todo el mundo lo conoce como "El día del Pilar". La relación de los ciudadanos de este país con su sentimiento de patria, es bastante peculiar. Como en muchas otras cosas, no tenemos término medio, somos blancos o negros, grises nunca. Quizá por eso mismo, sorprenda un poco que Sabina se decidiera a hacer una canción dedicada a la patria. 

En otros países no es tan extraño, de hecho esta canción guarda una cierta similitud con la que Francesco De Gregori hizo para Italia, titulada "Viva L'Italia". Ya, partiendo del título, comienzan las diferencias, ¿alguien se imaginaría una canción titulada "Viva España" en un disco de Joaquín?. El propio Joaquín afirmó en una entrevista que en este país, salvo que te llames Manolo Escobar, es muy difícil decir "Viva España" en una canción. A pesar de esto, le rondó por la cabeza la idea de llamarla "Arriba España"... Finalmente, optó por echar mano del latín y la título "Máter España".
Máter España
de barba peregrina,
que falta a misa de doce,
que no conoce rutina,
masona, judía, cristiana,
pagana y moruna.
Máter España,
más guapa que ninguna.
Joaquín realiza un recorrido por nuestro país, y especialmente por nuestra idiosincrasia retratando a la perfección todas las peculiaridades del país de la piel de toro. Comienza fuerte, recordándonos la multitud de religiones que hemos ido experimentando a lo largo de nuestra historia. Quizá sería bueno recordarlo en estos momentos en los que hay especial recelo hacia según que tipo de creencias. Aparte de eso, la descripción del español de a pie de barba peregrina, que falta a misa de doce, es quizá la mejor posible en estos términos. ¿Cuánta gente hace el Camino de Santiago, es devota de una Virgen, o se pelea por ser costalero? Y ahora, de toda esa gente ¿cuántos practican esa misma religión por la que se desviven en ciertos momentos?.
Madrastra España
a la hora de la siesta,
la puta que se enamora,
la fruta que se indigesta,
que al filo de la cucaña
mira pa otro lado.
bendita España
de Azañas y Machados.
Aunque no sea una religión, la siesta quizá sea la que más adeptos tiene por estos lares. Además, no hace falta hacer cruzadas para intentar evangelizar al resto del mundo con este "mandamiento", poco a poco se van alistando en nuestras filas. Aunque progresivamente esta tendencia va cambiando, lo de mirar pa otro lado al filo de la cucaña, es algo muy español. Quedarse a un paso del éxito, buscar excusas históricas para nuestros fracasos y apelar al mal fario es "typical Spanish". De momento, en términos deportivos, hemos conseguido derribar esa última puerta que nunca conseguíamos abrir. Pero todavía nos faltan otras muchas puertas. También observamos que Sabina empieza a introducir en la canción a varias personas que marcaron la historia de nuestro país. Especialmente en el campo de la política y la literatura.
Cómplice España
tormento redentor,
Perejil, Ceuta y Melilla,
cotos de caza menor,
catalán, galego, euskera,
lacandón, Castilla,
tópica España,
fibra óptica y ladillas.
Llegados a este punto, Sabina agarra la cartera de Ministro del Interior, y empieza a retratar a este país desde sus cuestiones más internas. Sin duda alguna, lo de tormento redentor, es el pan de cada día en nuestras noticias políticas. Día sí día no, tenemos las mismas cuestiones sin resolver, y probablemente no se resuelvan nunca porque si no las tertulias matinales se quedarían sin contenidos. Es sorprendente que en un país relativamente pequeño en términos de extensión, tengamos tantísima variedad cultural. Creo que eso es algo que redunda en favor nuestra, aunque algunos se empeñen en implantar una única idea y otros en separar la suya de las demás. También me gustaría destacar lo de "fibra óptica y ladillas", al mismo tiempo que avanzamos al ritmo vertiginoso de las nuevas tecnologías en ciertos aspectos, hay otros muchos en los que seguimos estancados en el pasado.
Huérfana España
raíces y cimientos,
epidemias, cicatrices,
blasfemias y sacramentos,
¿por quién doblan las campanas?
San Fermín en vena,
la de Triana
contra la Macarena.
De ese pasado del que hablaba, parece que nunca terminamos de salir, y ciertas cosas me parecen un sinsentido en nuestros días. Si hace unos años, nuestros antepasados decidieron tenderse la mano y trabajar codo con codo; para conseguir un futuro más próspero y evitar pasados conflictos, ¿quiénes somos nosotros para levantar las costras de viejas heridas?. La historia está para recordarla y aprender de ella, si nos jactamos de todo lo que hemos evolucionado en estos años, no "involucionemos" en otras cosas. Está claro que no todos vamos a estar de acuerdo, porque además de imposible, dudo que fuera bueno. Pero mantengamos una rivalidad sana, por muy trianeros o macarenos que seamos.
Judas España
del mus y del café,
Al Andalus, Malasaña,
gitanito aserejé,
la del mono azul cobalto
y el caballo verde,
guardia de asalto
que ladra pero muerde.
No podía faltar la mención a estos señores de verde, que más de un quebradero de cabeza le han dado a este país. Ahora, afortunadamente sólo nos atormentan poniendo radares en las carreteras.
Chusco y legaña
de todas o ninguno,
tricolor bandera blanca,
Millán Astray, Unamuno,
cervantina cojitranca
de áspero pasado
¿Quién me ha robado
el siglo veintiuno?
La inclusión en esta canción de dos personajes tan antagónicos como son Millán Astray y Miguel De Unamuno, resulta muy interesante. Rescato un hecho que enfrentó a los dos de por vida. En un acto conmemorativo del 12 de Octubre, conocido también como "el día de la raza", estaban presentes los dos. Mantuvieron un cruce de palabras bastante subido de tono del que voy a resumir en una frase para cada uno.

Millán Astray: ¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!
Unamuno: ¡Venceréis pero no convenceréis!

Quizá este sea el mejor ejemplo de esas ladillas que se deben evitar en ese siglo veintiuno, que no podemos permitir que nos roben.

Sabina versiona IV

Entre los grandes músicos a los que Joaquín Sabina idolatra, se encuentra José Alfredo Jiménez. En más de una entrevista, el flaco no ha perdido la oportunidad de deshacerse en elogios hacia el mexicano,;hasta el punto de llegar a afirmar que México sería menos México sin él. Una vez dijo que a José Alfredo había mucha gente que no lo conocía, pero que estaba seguro de que si conocían varias de sus canciones. Pues bien, yo he hecho la prueba; y efectivamente, me ocurre exactamente lo mismo.

La relación de Sabina con México ha sido bastante estrecha durante gran parte de su carrera musical, llegando a su punto más álgido con su "Y nos dieron las diez", donde Sabina se nos viste de mariachi por momentos. También podemos destacar "Por el boulevard de los sueños rotos" como un homenaje en toda regla a México y sus personajes más ilustres: el propio José Alfredo, Chavela, Frida Kahlo...

La canción que Sabina versionó de Jiménez se titula "Las ciudades", y es una de esas canciones que tanto le gustan a Joaquín; esas donde la melancolía, el lamento y la nostalgia se abren paso. Si a todo esto le unimos ese toque único de la música mexicana, nos entran ganas de ponernos a cantar, a llorar e intentar ahogar las penas con una botella de tequila. Desconocía por completo esta canción, pero después de haberla escuchado un par de veces, tanto en voz de Joaquín como en su versión original, me gustaría destacar un par de versos
"Las distancias apartan las ciudades,
Las ciudades destruyen las costumbres."
 
top
Google Analytics Alternative