Sabina y CIA V


Hoy en la sección de Sabina y CIA junto a dos artistas que no podían ser más diferentes y tan semejantes a la vez. Se trata de Raphael y Sabina, que hace unos meses se juntaron para grabar una canción al alimón “50 años después”, en un disco homenaje a la carrera del primero. Estas diferencias y similitudes se ven reflejadas claramente en la letra de la canción.
“Recuerdo los carteles
del Niño de Linares
arrasando en el Talk of the Town.
Yo andaba sin papeles
pasando por los bares
mi bombín de ubetense underground.”

Cuando Raphael ya despuntaba en el panorama nacional, Joaquín se encontraba en su periplo británico. Seguro que si a cualquiera de los dos le hubieran dicho acabarían grabando esta canción ninguno se lo hubiera creído. Porque si ya es difícil llegar al éxito, tanto o más es mantenerse en él durante varias décadas.
“Cincuenta años después
yo sigo siendo aquel,
le dijo a Dr. Jekyll Mr. Hyde
tan joven y tan viejo
buscando en el espejo mi look de
Peter Pan y Dorian Gray.”

A pesar del paso de los años, Raphael ha conseguido mantener su status sin necesidad de hacer cambios drásticos ni tomar decisiones extravagantes como otros coetáneos suyos hicieron. Bonitos guiños los que la canción hace a los éxitos de Raphael (yo sigo siendo aquél) y a los de Joaquín (Tan joven y tan viejo), para poner de manifiesto que ahí siguen los dos, dando guerra, cada uno a su manera.
“Estabas tan arriba
que mi alma a la deriva
se preguntaba siempre ¿y como es el?.
por fin hoy mano a mano
ejerzo de paisano
Brindándole un burel a Raphael.”

Como bien dice Joaquín, después de mucho tiempo viéndolo en lo más alto y admirándolo, ejerce de paisano jienense y le obsequia como mejor sabe, con una canción que los inmortalice a los dos. El yerno ideal y el canalla por excelencia, unidos muchos años después.
“Quemando nuestra nave
nadie nos dio la llave
que abre la puerta falsa de la gloria
Ni roto ni muñeco
mas húmedo que seco
lo nuestro es un mañana con memoria.”

Como bien dice, a ninguno de los dos les regalaron nada en la vida, más bien todo lo contrario. El éxito puede aparecer de repente, aunque suele ser fruto del trabajo, también hay excepciones fortuitas. Pero si no luchas duro para mantenerlo, lo que fácil viene fácil se va. Sin embargo, una trayectoria bien cimentada desde los inicios tienen muchas más posibilidades de perdurar en el tiempo. Es por eso que siempre miran hacia delante, brindándonos nuevas canciones y conciertos incesantemente, al mismo tiempo que echan la vista atrás para ver todo el patrimonio artístico acumulado.
“Y aquí estamos los dos
tan diferentes,
tan imposibles tan contracorriente
celebrando la vida al alimón
cincuenta abriles en el escenario por
mucho que se empeñe el calendario
nadie nos va a quitar esta canción.”

Y aquí están los dos, tan diferentes, y tan parecidos. Los dos son jienenses, los dos pasaron por un trance bastante complejo en términos de salud, los dos son leyendas vivas de la música española, y, afortunadamente, los dos siguen deleitando a sus fans.


Con la Frente Marchita


Tras el parón navideño, Sabina regresa a los escenarios, y lo hace iniciando una gira por toda Sudamérica. Su primera parada será en Argentina, y el próximo 20 de Enero dará un macro concierto en La Bombonera, el último de esta índole tal y como lleva anunciando un tiempo. Al igual que ocurre con varios de nuestros artistas nacionales, tras consagrarse en España se lanzan a la conquista de las Américas, con mayor o menor fortuna. El caso de Sabina ha sido un éxito rotundo, y es que sin España se tiene pasión por el flaco, en Argentina lo que se tiene es absoluta devoción.

Como no podía ser de otra forma, esta admiración por Joaquín se ve recompensada de la mejor forma posible, con regalos en forma de canción. Si Madrid ha sido más que obsequiada con Pongamos que Hablo de Madrid y Yo me bajo en Atocha, Buenos Aires y Argentina lo han sido con esta canción, Con la frente marchita. Combinando una historia de amor con la historia más reciente de Argentina, Joaquín consigue hacer una verdadera obra de arte. Estos son dos de sus puntos fuertes, las historias de amor y las descripciones de las ciudades.
“Sentados en corro merendábamos, besos y porros
y las horas pasaban deprisa entre el humo y la risa.
Te morías por volver con la frente marchita cantaba Gardel
y entre citas de Borges, Evita bailaba con Freud,
ya llovió desde aquel chaparrón hasta hoy.”


Como toda historia de amor que se precie, comienza con una bella estampa, con la felicidad poblándolo todo. Y de esta forma, los personajes argentinos que aparecen tenían que ser de prestigio. El mejor cantante de tangos de la historia, Carlos Gardel, cuya importancia es vital en la canción. No sólo el título está cogido de su tango más famoso si no que también a lo largo de la canción el acompañamiento musical nos recuerda al del género musical argentino por excelencia. El escritor más famoso del país de la pampa, Jorge Luis Borges; y la primera dama más conocida de todas, Evita Perón. Ya desde el principio de la canción, Joaquín hace guiños a su público argentino. Algo de lo que me beneficio directamente, ya que un porcentaje bastante alto de los visitantes de este blog son de allí.
“Iba cada domingo a tu puesto del rastro a comprarte
carricoches de miga de pan, soldaditos de plata.
Con agüita de un mar andaluz quise yo enamorarte
pero tú no tenías más amor que el de Río De La Plata.”

La historia de amor nos dibuja a una chica, o mina como dicen por allí si no me equivoco, argentina. Al principio la sitúa lejos de su lugar de origen, pero a lo largo de la canción iremos viendo su evolución, y que la llevará nuevamente a orillas del río de la Plata. Es hermoso ver la mezcla que hace entre España y Argentina, utilizando como metáfora el agua, por un lado del mar andaluz y por el otro del Río De La Plata. Aquí ya se empieza a vislumbrar que la chica tiene su corazón en Argentina, y nos vaticina un poco cuál será el desenlace de la historia.
“Duró la tormenta hasta entrados los años ochenta
cuando el sol fue secando la ropa de la vieja Europa.
No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió
Mándame una postal de San Telmo, adiós cuídate
y sonó entre tú y yo el silbato del tren.”


El regreso de la chica a Argentina coincide con el regreso de otra mujer muy linda y bella, llamada democracia, tras varios años de dictadura. Tirando de metáforas, como no podía ser de otra manera, la dictadura aparece como una tormenta, o un chaparrón, que afortunadamente se acaba extinguiendo para dar paso a un sol brillante que alumbre a un futuro esperanzador. Y ahora llegamos a una de las frases más geniales de todas las que le he escuchado a Joaquín, atentos, memorícenla bien porque es impresionante “No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”. Que levante la mano quien nunca haya tenido esta sensación.

Desafortunadamente, en muchas ocasiones la falta de arrestos, de valor nos lleva a utilizar la técnica del avestruz y meter la cabeza bajo tierra; en lugar de alzarla bien alto y dar un paso al frente. Demasiadas veces nos buscamos una excusa burda para posponer una declaración de intenciones, nunca es buen momento, siempre pensamos que es mejor esperar un poco más. Lo atroz es que ese poco más se prolonga tanto, que llega un momento en el que las posibilidades se extinguen. Es entonces cuando echas de menos aquellos momentos en los que tenías tus opciones, y lo peor de todo, como no intentaste nada, no te llevaste el premio, pero tampoco el fracaso; y el resultado de todo es que idealizas lo que pudo haber sido y no fue.

Llegamos a la temida despedida, donde todo son buenos propósitos que casi nunca se cumplen. Es algo demasiado común, siempre que te despides de alguien al que no tienes la certeza de cuando vas a volver a ver todo son buenas intenciones…y falsas promesas. Los primeros días si que se cumplen, y todo parece ser igual que siempre aunque la distancia esté por medio. Sin embargo, es un obstáculo demasiado alto, y paulatinamente la distancia se va transformando en el olvido. Olvido que aparece en la siguiente estrofa.
“Aquellas banderas de la patria de la primavera,
a decirme que existe el olvido, esta noche han venido.
Te sentaba tan bien, esa boina calada al estilo del "Che".
Buenos Aires es como contabas, hoy fui a pasear,
y al llegar a la Plaza de Mayo me dio por llorar
y me puse a gritar: "¿Dónde estás?"


Aunque el olvido haga su entrada en escena, tampoco es justo darle todo el poder. Hay determinadas ocasiones en las que la memoria cumple dignamente con su papel y nos deleita con recuerdos de todo aquello que alguna vez amamos, aunque no fuéramos capaces de demostrarlo. Seguimos con nuestra ruta particular por Argentina, y hablando de recuerdos e imágenes, la boina calada del Che está en el imaginario colectivo de todo el mundo. Uno de los iconos de la ciudad de Buenos Aires es la Plaza de Mayo, y en la canción hace referencia a uno de los acontecimientos más duros de los que se ha vivido allí, Las Madres de la Plaza de Mayo.


Era un asociación creada durante la dictadura, y se creó con la intención de recuperar con vida a todos los que habían sido “detenidos” y que estaban desaparecidos, se estima que fueron unos 30.000. Estas madres querían que Videla las recibiera, y efectuaron una manifestación pacífica para saber cual era el paradero de sus hijos. Estas concentraciones se hicieron comunes y cada vez más numerosas, tenían lugar todos los jueves de 15.30 a 16.00. Permanecían en grupo y de pie, sin moverse. Pero los policías les obligaron a que caminasen de dos en dos porque el país estaba en estado de sitio y se prohibían los grupos de tres o más personas. De esta manera lo que hacían era marchar alrededor de la Pirámide de Mayo. Para ser reconocidas comenzaron a utilizar un pañuelo blanco que hicieron con la tela de los pañales, para representar así a sus hijos. Dicho pañuelo se convirtió en un símbolo.
“Y no volví más a tu puesto del rastro a comprarte
corazones de miga de pan, sombreritos de lata.
Y ya nadie me escribe diciendo: No consigo olvidarte
ojalá que estuvieras conmigo en el Río De La Plata.”

Como nos temíamos, la relación acabó por extinguirse. Queramos o no, una gran mayoría de las relaciones, ya sean fallidas, frustradas o agotadas, acaban de la misma manera. Da igual el grado de complicidad que hayas alcanzado, es más, muchas veces cuanto mayor ha sido, más rápido e irreversible es el olvido. Resulta desconcertante ver a esa persona nuevamente y sentirte como un completo desconocido, y ser incapaz de mantener una conversación medio coherente con ella.

Bueno, ahora les toca a nuestros Sabineros del otro lado del charco disfrutar de sus conciertos. Así que disfrútenlo y como dirían ellos: “¡¡Aguante, Sabina!!”.


Sabina y CIA IV


Retomo la sección de Sabina y Cia aprovechando una serie de circunstancias que comparten los dos protagonistas de esta entrada. Los dos llevan muchos años en lo más alto del mundo de la canción en España y también en Latino América. Ambos han sacado recientemente un nuevo disco que ha sido todo un éxito de ventas, incluso en sus respectivos singles han contado con la colaboración de grandes artistas; Pereza y Alicia Keys. Incluso comparten raíces, ya que los dos son andaluces. Supongo que con estos datos ya habréis descubierto que nuestro invitado es Alejandro Sanz.

Aparte de estas circunstancias compartidas por los dos, yo les encuentro, quizá subjetivamente, alguna similitud más. Estos dos señores han conseguido reinventar el concepto de la canción romántica, consiguiendo hacerla sincera, dura y directa sin perder un ápice de belleza.  De su puño y letra han salido algunas de las mejores letras que se recuerdan en la historia reciente de este país. Se convirtieron en bandera de muchas generaciones, y lo más importante, siguen ganando adeptos con el paso del tiempo.

La base de su éxito se encuentra, primero y fundamental, en su magia para escribir canciones, y segundo y no menos importante, en su capacidad para ir evolucionando en su carrera musical. Aunque en menor medida, también Alejandro Sanz ha experimentado un cambio en su voz, yo al menos se la encuentro un poquito más rota que antes. Sobre Joaquín no os voy a descubrir nada nuevo.

Lo mejor de todo es que, a pesar de que su legado ya es histórico, siguen escribiendo páginas gloriosas. Cuando ya piensas que es imposible superar lo ya visto u oído, en un arranque de genialidad te demuestran que estabas muy equivocado.

La canción que comparten en esta ocasión es ni más ni menos que Princesa. Lo de compartir lo digo con toda intención, ya que los dos comparten la esencia en muchas canciones, cada uno con su estilo personal e intransferible. Amiga mía, Princesa de un cuento infinito. Pues eso, que se agradece que lo bueno perdure mientras seguimos esperando a que aparezca alguien y tome sus testigo.


top
Google Analytics Alternative