ESPECIAL: A mis Cuarenta y diez


Esta entrada es especial por un par de cosas, primero se trata de la número 50 o como diría Joaquín la cuarenta y diez; y segundo, el próximo día 1 de Octubre este humilde blog cumple 6 meses. Según quien lo mire estas cifras pueden parecerle o ridículas o meritorias, yo no entro en ese tipo de valoraciones.
Cuando empecé este blog no sabía muy bien que derroteros iba a tomar, si iba a ser un experimento o por el contrario un proyecto a largo plazo. Creo que llegados a este punto me puedo decantar por lo segundo, si que es verdad que he ido cambiando el estilo. Echando un vistazo se puede apreciar que las primeras entradas eran mucho más cortas y con menos aportación personal mía, eran simples recopilatorios de canciones, poemas, vídeos… .

Poco después empecé a ir dándole un toque más personal, a ir introduciendo mis propias valoraciones sobre las canciones, lo que para mí significan o el mensaje que quieren transmitir. Este era un punto clave y complicado a la vez. No quería que mi blog se convirtiera simplemente en un repositorio de canciones, vídeos, fragmentos, noticias…eso es algo que se puede encontrar por cualquier sitio con mayor rapidez y veracidad. Quería ofrecer algo distinto, algo que no se pueda encontrar en dos clicks de Google, resumiendo, quería complicarme un poco… .

Tratando sobre Sabina, hacer un blog acerca de él puede resultar muy fácil o muy difícil. Su inmenso repertorio de canciones, poemas, libros, discos…hace que esto sea una mina de oro ya que, con esa calidad y esa cantidad, te facilita mucho el arrancarte a escribir. Sin embargo también me resulta complicado a veces, porque temo no estar a la altura o hacer unas valoraciones equivocadas; pero eso es la gracia de esto, un mismo verso puede tener infinitas interpretaciones…ni mejores ni peores, simplemente distintas. También las he utilizado en alguna ocasión como la excusa perfecta para poder escribir sobre algo que me apetecía hablar en ese preciso instante.


Como ya dije en mi audio ¿Por qué te gusta Joaquín Sabina? no tengo mi canción favorita de Sabina, ya que según el momento en el que esté, tengo una u otra. Sin duda eso es lo mejor, ir redescubriendo día a día el cancionero de Joaquín y en algunas situaciones particulares sentirse identificado con sus letras, sus historias. También he aprovechado la oportunidad para sacar a relucir algunas de esas canciones que están un poco más ocultas para el gran público, pero que encierran pequeñas joyas dignas de mención. De hecho faltan muchos de sus grandes éxitos, con el tiempo irán apareciendo, pero no es mi objetivo tampoco hacer del blog un recopilatorio; como ya he dicho, según el momento van surgiendo temas sobre los que escribir.

Aunque el blog se titule Pongamos que hablo de Joaquín, no se trata de un coto cerrado; también hay cabida para otros grandes artistas que han colaborado de un modo u otro con él. Sucesivamente han ido apareciendo por aquí personas ilustres como Joan Manuel Serrat, Andrés Calamaro, Luis Eduardo Aute, Miguel Ríos, Ana Belén o Javier Gurrutxaga. También he aprovechado sus versos y/o canciones dedicadas a otras personas como Michael Jackson, José Tomás, Jorge Valdano, Christina Onassis… para salirme de vez en cuando de la tónica general del blog.

El contador de visitas se puede ver como un medidor del éxito del blog, nada más lejos de la realidad, yo lo veo más bien como un contador de vida. Mientras no se detenga el blog seguirá vivo y merecerá la pena continuar escribiendo, yo no quiero tener miles de visitantes, quiero tener personas que de un modo u otro disfruten con lo que hago. Sé que no es fácil darse a conocer en el mundo, y más aún cuando la temática está tan centrada y tan explícita. Sin embargo tengo que agradecer enormemente la labor de “papá Saavedra” hablándole a las personas que él considera oportunas sobre este pequeño rincón. No hablo de promoción, eso no me gusta, atosigar a la gente nunca es bueno, intentar meter las cosas por los ojos no suele traer buenos resultados. Yo normalmente me limito a mostrar la puerta de este sitio, entrar en él es cosa vuestra. Como Sabina hacía hace tiempo, yo reparto las llaves de mi casa, todo el mundo es bienvenido aquí.

Tampoco puedo negar que me gusta ver como van subiendo las visitas y me siento halagado al comprobar que estas provienen de distintas partes del mundo. Evidentemente la palma se la lleva España, desde los Picos de Europa hasta la huerta murciana pasando por la llanura manchega y sin dejar de hablar de Madrid. Pero también Sudamérica tiene su cuota de participación aquí, gracias sobre todo a la gran repercusión que el flaco tiene allí. A todos aquellos que se han pasado por aquí simplemente decirles gracias, tanto a los asiduos como a los visitantes “por compromiso”. Si he conseguido que alguno de ellos descubra algo nuevo sobre Joaquín ya me doy por contento, en cierto modo he cumplido mi objetivo; si además alguien se ha identificado con algo de lo que he escrito, mucho mejor.

Normalmente en los aniversarios se recuerda todo lo hecho hasta la fecha, se hace resumen de lo vivido y en muchas ocasiones nos invade la nostalgia. Sin embargo para mí lo más importante es pensar en el siguiente, la mejor forma de homenajear lo conseguido es continuar trabajando. Y ahora se abre un nuevo horizonte con el próximo lanzamiento del disco “Vinagre y Rosas”. Así que nos vemos en la entrada número 100.

Pobre Cristina


¿Quién quiere ser millonario? No, no estoy haciendo promoción del archiconocido concurso de televisión, estoy lanzando una pregunta cuya respuesta así a botepronto suele ser siempre la misma…un sí rotundo. Sin embargo a poco que empieces a pensar todo lo que conlleva empiezas como mínimo a dudar y la mucha gente acaba diciendo sí, pero sólo un poco. Pues bien, este es el tema principal sobre el que trata esta canción centrándose en la figura de Cristina Onassis.
Vamos a situarnos primero un poquito en la vida de esta mujer, hija del magnate griego Aristóteles Onassis fue lo que coloquialmente se conoce como una niña rica. Sin embargo, toda su fortuna no se tradujo en felicidad y es que el tópico de “el dinero no puede comprar la felicidad” se cumple aunque a muchos nos cueste entenderlo. Para empezar no era muy agraciada físicamente, así que utilizó el dinero como solución para ello haciéndose varias operaciones de cirugía estética. Se casó hasta cuatro veces teniendo esos matrimonios como factor común el fracaso. Tuvo un hermano que falleció en un accidente de aviación y posteriormente su madre se suicidó, algo que ella intentó hacer en varias ocasiones. Si a todos estos ingredientes les sumamos sucesivas depresiones bipolares el resultado es fácil de adivinar, muerte prematura. Falleció a los 37 años de edad mientras se bañaba a causa de un edema agudo de pulmón, aunque esa fuera la causa final de la muerte las principales eran sus excesos con las drogas y sus bruscos cambios de peso. ¿Quién sigue queriendo ser millonario?.
Era tan pobre, que no tenía más que dinero.
Besos de sobre, de herencia de su padre el naviero.

El comienzo de la canción es demoledor, sólo con el primer verso ya te puedes ir haciendo una idea de cuál va a ser el mensaje de la canción. Los ricos suelen  acumular muchos ceros, quizá demasiados. No todos esos ceros son buenos, en una cuenta corriente siempre que estén a la derecha son magníficos. No obstante también podemos encontrar un cero en sus amigos verdaderos, en sus recuerdos más felices, en sus satisfacciones personales, en sus próximas aspiraciones… . También tienen un cero en cuanto a naturalidad, ya que la mayor parte de sus cosas son artificiales, hasta los besos que son de sobre….
Sólo yo se que dice la pura verdad
cuando jura que toda su fortuna daría
por echarse un noviete aburrido y formal
por entrar de oficiala en una peluquería.

Las cosas más simples y comunes para la mayoría de la gente suelen ser extremadamente añoradas por esa clase privilegiada, que no pueden llevar una vida común debido a la exigencia de sus ceros. Las diferencias sociales, marcadas siempre por el dinero, impedirán que muchos puedan disfrutar de hoteles de lujo, cruceros por el Mediterráneo, fiestas VIP… pero también impedirán a otros pocos que puedan formar parte de un gremio, de compartir sus deseos y dificultades en la cafetería más cercana a tu trabajo, de juntarse con los amigos en algún piso para ver el partido de turno. Y como indiscutiblemente todos somos personas, al final acabamos envidiando justamente aquello que no tenemos, aunque en algunos casos resulte muy paradójico.
Corazón tierno, los dueños del verano la miman
pero el invierno no se lo saca nunca de encima.
Con su cara de dólar ha amortizado varios maridos
pero siempre está sola poniéndole una vela a Cupido.
En estas situaciones los matrimonios se convierten en un negocio puro y duro, y ser el marido o la esposa se asemeja más a conseguir un puesto muy valioso mediante oposiciones. Es difícil encontrar relaciones sentimentales en este tipo de gente que no acaben siempre en matrimonio y poco después en divorcio millonario. Debe ser realmente difícil no saber nunca si la persona que está contigo lo hace porque verdaderamente te quiere, o sin embargo ha sido tu bonita cuenta corriente la que ha hecho por ti todo el arduo trabajo de seducción. Por esto mismo se acaba poniendo una vela a Cupido, ya que comprarlo es imposible.
De la isla de Scorpios en yate a New York
del gran baile de Mónaco a cenar al Maxim’s.
Guardaespaldas armados la sacan del Rolls
un amante alquilado le calienta la suite.
Bajo los flashes de las cámaras verlos ir a toda clase de fiestas puede resultarnos fabuloso y todos sentimos envidia de ellos. Pensemos un poco, ¿realmente en esas fiestas quieren que vayan esas personas? yo diría que no, quieren que vayan esos nombres. Yo prefiero ir a un sitio en el que realmente la gente que me voy a encontrar quiere disfrutar de mi compañía, no a un sitio en el que voy a tener que cumplir una serie de requisitos comerciales y donde lo que se persigue es aprovechar mi compañía. Siempre se valora más a un amigo que te hace un favor llevándote en su coche a algún sitio que a una tropa de guardaespaldas y un chófer que te traslada en un Rolls. El primero seguirá haciéndolo pase lo que pase, los últimos dejarán de hacerlo cuando no reciban dinero a cambio.
Mil y un tipejos las flechas del amor le disparan
pero el espejo le escupe la verdad a la cara.
Nadie le advierte que al cielo no se va en limusina
que mala suerte que no acepte la Muerte propina.
Todos somos muy diferentes, sin embargo hay una cosa que nos hace a todos compartir una serie de cosas, la naturaleza. A base de dinero nos podremos crear nuestro mundo ideal, pero siempre será artificial y todo lo artificial se acaba rompiendo. La naturaleza por su parte también hará su trabajo, y su última tarea será  llamar a La Parca para que venga a visitarnos; y ésta es la única que no entiende de dinero, la única insobornable y la única con un 100% de efectividad en su trabajo.
Vale más ser la hija de fulano de tal
que la niña mimada de los ojos de Ari.
Pesa tanto la sombra de papá Superman
míralo en esa foto organizando un safari.

En muchas ocasiones estos grandes millonarios, lo son por herencia no por derecho propio. Esto provoca que toda su vida han estado bajo la sombra protectora de sus padres, sin tener ningún tipo de preocupación por su futuro. La sombra puede ser muy útil cuando el Sol te castiga sin piedad, sin embargo puede resultar el lugar más  frío y desolador cuando estás necesitado de calor humano. Cuando tienes un papá Superman como dice Sabina, todas tus expectativas se verán colmadas casi desde antes de nacer, cuando quieres algo sólo tienes que pedirlo en inmediatamente lo tendrás. Por eso todo el mundo mirará con recelo a todos tus logros personales, ya que incluso si verdaderamente los has conseguido gracias a tu trabajo…esa sombra lo tapará.
Empecé el post con una pregunta, lo voy a terminar con otra. ¿Quién quiere dejar de ser millonario?.


Aquellas pequeñas cosas


Normalmente he hablado de regalos que Joaquín ha hecho a otros artistas en forma de canción, en esta ocasión voy a hablar de un regalo que Serrat hizo a la música y a la poesía, son Aquellas pequeñas cosas... . En la gira que los dos primos que no se tocan nada y son hermanos realizaron juntos, Dos pájaros de un tiro, como no podía ser de otra forma nos encontramos con esta obra de arte cantada voz a voz por los dos. Como suele suceder con las canciones excelsas, podemos encontrar multitud de versiones de la misma, aunque ninguna tan mágica como la cantada por El Nano.

Sorprende por la brevedad de la canción y su capacidad de llegarte al corazón, es una de las canciones que siempre que las escuchas te deja una sensación especial por dentro aunque ya la hayas escuchado miles de veces. Si además te pilla en algún momento especialmente sensible es una de las canciones con las que no resulta nada difícil derramar alguna lágrima de nostalgia o añoranza por algo o alguien que ha pasado por tu vida. Es una de las más adecuadas para esos momentos en los que te encuentras extrañamente melancólico y lo que necesitas es estar un rato solo con todas tus disputas mentales.
"Y uno se cree,
que las mató
el tiempo y la ausencia.
Pero su tren,
vendió boleto
de ida y vuelta."


El comienzo de la canción no puede estar más cargado de verdad. En muchas ocasiones pensamos que ciertas personas se perderán para siempre por esa maldita distancia, por el tiempo que pasará inexorablemente sin que las veamos y como consecuencia de ello la ausencia de su compañía. Sin embargo, aquellas que son especiales por algún motivo u otro, que en la carpeta de tu memoria se han ganado un lugar privilegiado de tal forma que es imposible que se traspapelen...aparecerán tarde o temprano, de un modo u otro, ante tus ojos o ante tu imaginación. Es aquí donde aparecen esas pequeñas cosas a las que Serrat les canta, y es que muchas veces de la manera más inconsciente o más fortuita provocan que te acuerdes de esa persona, de ese lugar, de ese momento especial.
"Son aquellas pequeñas cosas
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel,
o en un cajón."


Aquí se pone de manifiesto lo que acabo de comentar, las pequeñas cosas pueden aparecer en cualquier lugar, esperado o no, con la forma más extraña o curiosa que te puedas imaginar. Como dice Serrat, siempre hacen referencia a ese tiempo de rosas, a esos días que no olvidarás jamás a esas experiencias vividas que siempre tendrán un capítulo especial en las memorias de tu vida. Justamente para esos momentos de rosas, para esas personas de rosas, tenemos una serie de respuestas estándar cuando nos preguntan por ellos. Si nos fijamos bien, casi todo el mundo te responde lo mismo pero es evidente que cada uno de nosotros tiene un recuerdo y una opinión personal muy diferente y muy especial. Por eso las pequeñas cosas siempre nos producen una sensación especial al recordarlas, y es por eso que recelamos muchas veces de compartirlas con los demás; quizá si lo hiciéramos perderían toda su magia.
"Como un ladrón
te acechan detrás
de la puerta.
Te tienen tan
a su merced 
como hojas muertas."


La metáfora del ladrón es muy interesante, porque es algo que nunca te esperas pero que sabes que en cualquier momento puede aparecer, porque cuando te lo encuentras te provoca como mínimo una alteración nerviosa y porque él ya estaba esperándote mucho antes de que tu lo supieras o lo sospecharas. Es así como entran en escena esas pequeñas cosas, como son capaces de robarte tu serenidad rutinaria, y como consiguen tenerte a su merced. Si hay alguna forma de controlar a las personas es tocándole su fibra sensible, que con mayor o menor dureza y resistencia todo el mundo la tiene. Siempre existe esa persona capaz de convertir al lobo más feroz en el cordero mas tierno, de ponerle un punto de luz al más negro de los días, o incluso de mantenerte ilusionado durante un tiempo esperando...¿lo adivináis? si, esa pequeña cosa.

"que el viento arrastra allá o aquí,
que te sonríen tristes y
nos hacen que,
lloremos cuando
nadie nos ve."


La mejor forma de describir la sensación que todo esto te produce lo dice Joan Manuel en el final de la canción, es una sonrisa triste. Sonrisa porque en el momento en el que aparecen tu mente automáticamente se traslada a ese momento, a ese lugar, a esa persona con el que tanto disfrutaste y al que volverías con los ojos cerrados. Triste porque todo buen recuerdo lleva atado en la solapa la nostalgia, y una vez recordado todo lo bueno inmediatamente después vuelves a bajar de esa nube de algodón y descubres que no puedes volver al pasado y empiezas a pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, que el futuro es como mínimo incierto. Como resultado de todo esto, en muchas ocasiones esto provoca que lloremos, y como ya he dicho antes esas pequeñas cosas son sólo para nosotros, por lo tanto derramaremos las lágrimas cuando nadie nos vea.

El término pequeño cobra mucha importancia en esta canción, ya que se hace referencia a esas pequeñas cosas que son capaces de producirte los cambios más grandes en tu ánimo, o incluso en tu vida. Por eso mismo, esta canción es pequeña, y sin embargo es una de las más grandes de toda la discografía de Serrat en particular y de la música española en general. Son aquellas pequeñas canciones...




Que demasiao


Dentro de las canciones de Sabina podemos hacer un apartado con todas aquellas que van dedicadas hacia alguien en concreto, bien sea anónimo o bien sea conocido por todo el mundo. En este caso tenemos una mezcla de los dos estilos, por un lado lo podemos identificar como "El Jaro" un delincuente juvenil de Madrid de los 80 y por otro lado lo podemos aplicar a todos aquellos "gentucillos" que hemos visto en nuestro barrio o nuestro pueblo durante nuestra juventud.
Esta canción tiene mucha historia detrás, ya que sirvió para darle notoriedad a otro cantautor callejero que se llamaba Pulgarcito y se hizo famoso con esta canción escrita por Joaquín; en los tiempos del programa de Tola que sirvió de lanzadera para muchos artistas.
Macarra de ceñido pantalón
Pandillero tatuado y suburbial,
Hijo de la derrota y el alcohol,
Sobrino del dolor,
Primo hermano de la necesidad.

Aquí tenemos la presentación del personaje en cuestión. Cumple todos los cánones establecidos para el macarra,  una indumentaria reconocible para todo el mundo (no siempre tiene que ser la misma, ya que hay distintas variedades, pero todos tienen en común que sobresalen del común de los mortales), y una proximidad prematura en muchos casos a oscuras compañías como son el alcohol, las drogas... . Otra parte muy común es que no suelen andar muy sobrados de lujos, y tampoco su situación es lo más alegre posible de puertas para adentro; aunque la delincuencia no es exclusividad de la pobreza, no hay más que ver lo sucedido en Pozuelo de Alarcón.
Tuviste por escuela una prisión,
Por maestra una mesa de billar,
Te lo montas de guapo y de matón.
De golfo y de ladrón
Y de darle al canuto cantidad.

Sus primeras "macarradas" suelen ser escolares, y a ojos del resto de chicos del instituto suelen ser lo más llamativo. Cambian la cultura de los libros por la de los billares, las máquinas recreativas...y cambian los maestros por los vividores que se van encontrando a su paso. Es entonces cuando sus travesuras van cogiendo otro color para convertirse en delitos, y sus inquietudes van más allá y empiezan a familiarizarse con las drogas y todo el personal que lleva consigo.
Aún no tienes años pa votar
Y ya pasas del rollo de vivir.
Chorizo y delincuente habitual
Contra la propiedad

Normalmente ese ritmo vertiginoso de descubrir los aspectos más oscuros y al a vez excitantes de la vida les lleva a sentirse vacíos demasiado pronto, a necesitar algo más, algo que supere a lo ya hecho. Y cuando has hecho demasiado, algo más puede ser muy peligroso. En este punto ya son conocidos por pequeños y grandes, ya que la delincuencia a pasado de ser juvenil a profesional si lo podemos llamar así.
Que no se mueva nadie -has ordenao-
Y van ya quince atracos en un mes.
Tu vieja apura el vino que has mercao
Y nunca ha preguntao:
¿De dónde sale todo este parné?

Aquí entra en escena la figura de la madre de estos personajes, generalmente suelen sorprender a la gente. Lejos del arquetipo que nos podemos formar sólo con ver la actitud de sus vástagos, suelen ser mujeres de bien, que viven ajenas a todo lo que hacen ellos. Es más, suelen considerarlos como angelitos a los que la gente ha tomado manía sin saber por qué. Muchas veces vivir en la ignorancia las eximen de culpa, no así del sufrimiento que tarde o temprano les van a producir sus angelitos.
La pasma va pisándote el talón,
Hay bronca por donde quiera que vas,
Las chavalas del barrio sueñan con
Robarte el corazón
Si el sábado las llevas a bailar.


Sin embargo, estos personajes suelen ser bastante populares entre la juventud. Algo que nos irrita bastante a muchos, es como se llevan siempre a las mejores chicas de calle, más aún cuando no son especialmente agraciados físicamente. Es el tópico de que a las niñas pijas les gustan los chulos y los macarras, pero se cumple demasiadas veces como para no tenerlo en cuenta. Otra cosa muy común es que cuando estás cerca de ellos, muchas veces por azar, siempre intentas caer bien y les ríes todas sus gracias, más bien por una mezcla de miedo y nerviosismo que por las ganas de agradarles.
Una noche que andabas desarmao
La muerte en una esquina te esperó,
Te pegaron seis tiros descaraos
Y luego desangrao
Te ingresaron en el piramidón.
Pero antes de palmarla se te oyó
Decir: “Que demasiao,
De esta me sacan en televisión”.

El final de estos artistas del choriceo, no por esperado resulta menos chocante. Tarde o temprano siempre acabas oyendo hablar de ellos, rápidamente los recuerdas e ipso facto piensas "se veía venir". Y es que mientras tú has ido creciendo y evolucionando, ellos se han ido quedando estancados en ese mundo peligroso en el que el más mínimo desliz tiene fatales consecuencias. Es curioso ver como al abandonar tu lugar de juventud y volver periódicamente ves como todo va cambiando, a excepción de los nombres de las calles y de esta gente, que se van perpetuando en el mismo sitio.
No obstante, suelen caer incluso simpáticos a la gente, o sus vidas suelen ser susceptibles de ser contadas años después. Rectifico, suelen caer simpáticos hasta que te toca sufrirlos.  

Sabina versionado IV

Después de un tiempo retomo esta sección donde recojo las distintas versiones que se han hecho de las canciones de Joaquín Sabina. En esta ocasión nos encontramos con un viejo conocido, ya que ha aparecido en más de una ocasión en este blog, se trata de Andrés Calamaro.

Andrés y Joaquín han tenido y siguen teniendo un vínculo muy especial, ya que no es raro encontrar letras de Joaquín cantadas por Andrés o colaboraciones del uno con el otro. En entradas anteriores ya he hablado de la canción que Sabina escribió para Los Rodríguez (grupo al que perteneció Calamaro) titulada Todavía una canción de Amor. También hice referencia en su momento a la canción Corazón de Neón que Joaquín cantó tanto con Andrés como con Javier Gurrutxaga.

A nadie le voy a descubrir ahora quien es Andrés Calamaro, ya que es un referente dentro de la música y uno de los mejores artistas argentinos de las últimas décadas. A Sabina y a Calamaro le unen muchas cosas, los dos son unos escritores fabulosos y nos vienen a la cabeza inmediatamente cuando hablamos de la música española y argentina respectivamente. También les une ese estilo personal e inclasificable que tienen, ya que dentro de sus extensas discografías podemos encontrar canciones de lo más variopintas. Pienso que han sido capaces de crear un estilo en si mismos, el estilo Sabina y el estilo Calamaro.

Como se suele decir en el mundo futbolístico, los buenos jugadores siempre juegan bien juntos; pues en este caso podríamos afirmar con rotundidad que los grandes músicos suenan siempre bien. Me explico, las canciones de Sabina en voz de Calamaro no nos resultan extrañas, todo lo contrario, nos resulta tan familiar que nos las podemos creer casi tanto como en voz de Joaquín. Y es que a pesar de tener alguna generación que otra entre medias no son tan diferentes el uno del otro, los dos han dedicado canciones a varias personas de una manera magistral, nunca dejan a nadie indiferente, sus canciones de amor son completas genialidades e incluso se permiten de vez en cuando algún que otro exotismo dentro de sus cancioneros. De hecho a Calamaro lo podemos encontrar en varios discos haciendo versiones de tangos argentinos o de canciones muy populares. Pienso que gracias a su voz consigue transmitir sensaciones de lo más variopinto.

La canción que me ha llevado a hacer esta pequeña referencia a Andrés Calamaro es Contigo. La podemos encontrar dentro del box-set que hace poco el artista argentino lanzó al mercado, una inmensa recopilación de su obra. Allí se encuentra esta versión, de una canción que tiene su historia, y tiene bastante que desmenuzar. No lo voy a hacer en este momento, sólo voy a apuntar un detalle. Sirvió para que Sabina se reconciliara con otro artista argentino, Fito Páez. Los tres, Páez, Sabina y Calamaro también grabaron una canción conjunta en el polémico disco Enemigos Intimos, se trata de Más guapa que cualquiera. Otra prueba más de la absoluta compatibilidad y complicidad que tienen los dos.

Creo que en el mundo de la música, donde nos encontramos con demasiados arquetipos de artistas y grupos que nos hacen pensar muchas veces que son todos iguales, cortados por el mismo patrón y fabricados por la misma máquina; siempre es genial poder contar con artistas únicos e irrepetibles como son Andrés y Joaquín. Esta canción no es la primera vez que ha sido versionada, y tampoco es la primera vez que aparece en este blog. Niña Pastori también hizo una versión muy bonita. Es lo que tienen los vestidos bonitos, que suelen quedar siempre bien, pero si además el cuerpo es escultural, el resultado final es fabuloso.


A la sombra de un León


Un regalo, esta canción es un regalo por muchos motivos. Es un regalo que Joaquín Sabina le hizo a Ana Belén, ya que inicialmente la canción la cantaba ella en solitario y apareció en su álbum con el mismo título. También es un regalo, otro más, que Joaquín le hace a la ciudad de Madrid puesto que está ambientada allí y una de las figuras principales no es otra que la diosa Cibeles. Y por último, también es un regalo para nuestros oídos, aunque esto no es ninguna novedad; ya que narra una preciosa historia de amor entre un demente y una diosa. A fin de cuentas un amor imposible pero hermoso a la vez.

Llegó
con su espada de madera
y zapatos de payaso
a comerse la ciudad.

La puesta en escena es esclarecedora, por un lado tenemos a nuestro demente, a partir de ahora lo llamaré loco para hacerlo más familiar. Este loco que llega desenfadado a una ciudad que tiene todos los visos de comérselo, pero consciente de sus posibilidades (aunque sean escasas a todas luces) llega con la firme decisión de ser él quien se coma el mundo, quien acabe siendo el exitoso.

Compró
suerte en Doña Manolita
y al pasar por la Cibeles
quiso sacarla a bailar
un vals
como dos enamorados
y dormirse acurrucados
a la sombra de un león.

Siempre que intentamos un imposible a lo primero que nos encomendamos es a la suerte, es por eso que nuestro protagonista decide comprar lotería en un lugar tan emblemático de Madrid como es la administración de lotería "Doña Manolita". Una vez hechas las peticiones a la diosa fortuna, por fin se encuentra con otra diosa, La Cibeles. Esta estatua archiconocida de Madrid bien podría representar ese sueño inalcanzable para muchos, esa mujer que de repente aparece ante tus ojos y te obliga, como mínimo a detener tus pasos. En muchas ocasiones, su belleza su perfección te abruma tanto que solo mirarla te parece una temeridad; en otras ocasiones podemos llegar a estar lo suficientemente locos como para atrevernos a invitarla a bailar. Este es el paso más difícil, cuando nos decidimos a sentarnos al lado de esa desconocida que nos ha cautivado de una manera especial. Es complicado sabiendo de antemano que existe alguna traba, da igual del tipo que sea, que bajo una valoración objetiva va a resultarnos insalvable o va a provocar que todo nuestro trabajo sea infructuoso.
Además es muy posible que ante los ojos de un extraño no se pueda demostrar que nuestras intenciones sean tan nobles como pretender dormir acurrucados a la sombra de un león. Esta es una de las joyitas de la canción, la manera en la que Joaquín es capaz de aprovechar la figura de los leones que acompañan al monumento de la Cibeles.

¿Qué tal?
Estoy sola y sin marido
gracias por haber venido
a abrigarme el corazón.

Estamos ante el momento cumbre de la historia y por extensión de la canción también. Ese instante en el que el loco que pretendía a la diosa ve colmadas todas sus aspiraciones. La diosa no solo se digna a hablar con él, si no que además le agradece todos sus enormes esfuerzos por agradarle (esos mismos que temió cayeran en saco roto). Ese pequeño detalle que tiene con él es un balón de oxígeno que le da fuerzas para seguir en su empeño, en ingeniárselas de nuevo para conseguir su proeza. Es algo así como una razón para seguir viviendo, ya que así siempre mantienes tu cabeza ocupada en pensar como la sorprenderás de nuevo la próxima vez; es la mejor forma de agudizar el ingenio.

Ayer,
a la hora de la cena
descubrieron que faltaba
el interno 16.
Tal vez,
disfrazado de enfermero
se escapó de Ciempozuelos
con su capirote de papel.

Desgraciadamente, muchas veces la cruda realidad nos escupe en la cara cuando menos lo esperamos, y cuando más nos puede fastidiar. Es asombroso descubrir como un loco, es capaz de encontrar su momento de lucidez para conseguir su objetivo más puro, la libertad. Como muchas veces he dicho, con la simplicidad se pueden conseguir grandes logros y aquí tenemos un ejemplo. Sin despojarse de su capirote de papel y trazando un plan tan simple como disfrazarse de enfermero en una clínica es capaz de salir de allí. De esta forma tan desenfadada es capaz de plantarse en Madrid y llevarse a la mujer más deseada de toda la ciudad. Desafortunadamente, pocas veces es así, pero es tan bonito pensar que la naturalidad por pobre que sea puede vencer a la artificialidad más elaborada.

A su estatua preferida,
un anillo de pedida
le mangó en El Corte Inglés.

Aquí podemos empezar a vislumbrar el final de nuestro amigo. Con el objetivo de inmortalizar su obra se decide a realizar lo que haría el común de los mortales, comprarle un anillo de pedida a su amada. Sin embargo, el común de los mortales lo compraría pero en nuestro caso contamos con una escasez apabullante de recursos...así que nuevamente tenemos que tirar de ingenio y robarlo.Esta es una situación en la que podemos afirmar con rotundidad que el fin justifica los medios. Movidos por nuestro bello objetivo somos capaces de culminar con éxito nuestra hazaña para nuevamente sorprender a la diosa.

Con él,
en el dedo al día siguiente
vi a la novia del agente
que lo vino a detener.

Para desgracia nuestra, después de mucho nadar morimos en la orilla. Cuando todo parece perfecto, siempre aparece la figura de un agente, la cuál puede ser adoptada por infinidad de personas (que siempre tendrán en común el deseo de que esa historia fracasase, o la potestad para impedir a la diosa ser feliz con su loco pretendiente). Este fracaso y esta injusticia siempre tiene una parte cruel, aparte de acabar con una historia feliz; el agente lucirá orgulloso como propio un trofeo que arrebató a un pobre loco infeliz. Pero hay algo que nunca le podrá arrebatar, el ingenio, la astucia, la bondad, la facilidad que tiene para sorprender a su estatua preferida.

Cayó
como un pájaro del árbol
cuando sus labios de mármol
le obligaron a soltar.

La caída suele ser estrepitosa en estos casos, sobre todo por la altura que se llega a alcanzar. Has llegado tan lejos, mucho más de lo que hubieras imaginado la primera vez que viste a tu diosa, que verte caer, o mejor dicho, ver como te tiran en ese punto es cruelmente doloroso. Las heridas que te quedan en la caída suelen acabar en cicatrices que recuerdas para siempre, pero quizás gracias a ellas seas capaz de trepar la próxima vez con más seguridad.

Quedó
un taxista que pasaba
mudo al ver como empezaba
la Cibeles a llorar.
Y chocó contra el Banco Central.

Lo mejor de todo esto, es no resultar indiferente para la gente. A pesar de haber fracasado aparentemente, has conseguido tener el éxito de dejar huella con todo lo que has hecho. Probablemente ese sea tu único consuelo, ya que aparecerá algún Dios del Olimpo con todo lo artificialmente necesario para llevarse a tu diosa. Pero habrás conseguido que esa diosa haya derramado sus lágrimas por tí, y seguramente que no se olvide de ti jamás.


top
Google Analytics Alternative