Sabina versionado IV

Después de un tiempo retomo esta sección donde recojo las distintas versiones que se han hecho de las canciones de Joaquín Sabina. En esta ocasión nos encontramos con un viejo conocido, ya que ha aparecido en más de una ocasión en este blog, se trata de Andrés Calamaro.

Andrés y Joaquín han tenido y siguen teniendo un vínculo muy especial, ya que no es raro encontrar letras de Joaquín cantadas por Andrés o colaboraciones del uno con el otro. En entradas anteriores ya he hablado de la canción que Sabina escribió para Los Rodríguez (grupo al que perteneció Calamaro) titulada Todavía una canción de Amor. También hice referencia en su momento a la canción Corazón de Neón que Joaquín cantó tanto con Andrés como con Javier Gurrutxaga.

A nadie le voy a descubrir ahora quien es Andrés Calamaro, ya que es un referente dentro de la música y uno de los mejores artistas argentinos de las últimas décadas. A Sabina y a Calamaro le unen muchas cosas, los dos son unos escritores fabulosos y nos vienen a la cabeza inmediatamente cuando hablamos de la música española y argentina respectivamente. También les une ese estilo personal e inclasificable que tienen, ya que dentro de sus extensas discografías podemos encontrar canciones de lo más variopintas. Pienso que han sido capaces de crear un estilo en si mismos, el estilo Sabina y el estilo Calamaro.

Como se suele decir en el mundo futbolístico, los buenos jugadores siempre juegan bien juntos; pues en este caso podríamos afirmar con rotundidad que los grandes músicos suenan siempre bien. Me explico, las canciones de Sabina en voz de Calamaro no nos resultan extrañas, todo lo contrario, nos resulta tan familiar que nos las podemos creer casi tanto como en voz de Joaquín. Y es que a pesar de tener alguna generación que otra entre medias no son tan diferentes el uno del otro, los dos han dedicado canciones a varias personas de una manera magistral, nunca dejan a nadie indiferente, sus canciones de amor son completas genialidades e incluso se permiten de vez en cuando algún que otro exotismo dentro de sus cancioneros. De hecho a Calamaro lo podemos encontrar en varios discos haciendo versiones de tangos argentinos o de canciones muy populares. Pienso que gracias a su voz consigue transmitir sensaciones de lo más variopinto.

La canción que me ha llevado a hacer esta pequeña referencia a Andrés Calamaro es Contigo. La podemos encontrar dentro del box-set que hace poco el artista argentino lanzó al mercado, una inmensa recopilación de su obra. Allí se encuentra esta versión, de una canción que tiene su historia, y tiene bastante que desmenuzar. No lo voy a hacer en este momento, sólo voy a apuntar un detalle. Sirvió para que Sabina se reconciliara con otro artista argentino, Fito Páez. Los tres, Páez, Sabina y Calamaro también grabaron una canción conjunta en el polémico disco Enemigos Intimos, se trata de Más guapa que cualquiera. Otra prueba más de la absoluta compatibilidad y complicidad que tienen los dos.

Creo que en el mundo de la música, donde nos encontramos con demasiados arquetipos de artistas y grupos que nos hacen pensar muchas veces que son todos iguales, cortados por el mismo patrón y fabricados por la misma máquina; siempre es genial poder contar con artistas únicos e irrepetibles como son Andrés y Joaquín. Esta canción no es la primera vez que ha sido versionada, y tampoco es la primera vez que aparece en este blog. Niña Pastori también hizo una versión muy bonita. Es lo que tienen los vestidos bonitos, que suelen quedar siempre bien, pero si además el cuerpo es escultural, el resultado final es fabuloso.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios. NO es necesario estar registrado para comentar, simplemente seleccionando nombre/url y poniendo un nombre a su libre elección podrán hacerlo.

top
Google Analytics Alternative