Más guapa que cualquiera




Entre las especialidades de Joaquín Sabina se encuentra, como no, el amor, pero desde un punto de vista muy particular; el amor Sabiniano se podría denominar. Del polémico disco que grabó junto a Fito Páez se pueden rescatar letras impresionantes, como la de esta canción.

En el amor Sabiniano no pueden faltar nunca la figura de las prostitutas, son como sus musas, de hecho en múltiples conciertos ha hecho alguna broma con “musas-putas”. Como no podía ser de otra forma, la descripción que hace de ellas y el papel protagonista que les da en numerosas canciones dista mucho de la imagen, más o menos convencional, que tenemos de ellas (véase Callejeros).

En el siguiente fragmento, Joaquín habla de una de estas señoritas, y si nos fijamos bien, parece un homenaje a Pretty Woman…



“Se llamaba Inmaculada aquella puta
que curaba el sarampión de los reclutas,
coleccionaba nubes de verano,
velos de tul roídos por gusanos.
Pero quiso quererse enamorar
como una rubia del montón
y que yo la sacara de la
"calle de los besos sin amor".”



Yo creo que nadie es capaz de describir a una prostituta, llamándola Inmaculada, estas son las pequeñas genialidades que Sabina nos regala en sus canciones. Otra metáfora preciosa es la de “la calle de los besos sin amor”.




“Se llamaba Soledad y estaba sola
como un puerto maltratado por las olas,
coleccionaba mariposas tristes,
direcciones de calles que no existen.
Pero tuvo el antojo de jugar
a hacer conmigo una excepción
y, primero, nos fuimos a bailar
y, en mitad de un "te quiero" me olvidó.”



Tampoco hay que olvidar la volatilidad de estas mujeres, y por supuesto, Joaquín no lo hace. Aquí pone otro ejemplo en el que el amor es efímero a más no poder “en mitad de un te quiero me olvidó”; y es que la vida no es como las películas de Disney…y las canciones de Sabina menos aún.




“De Esperanza no tenía más que el nombre
la que no esperaba nada de los hombres,
coleccionaba amores desgraciados,
soldaditos de plomo mutilados.
Pero quiso una noche comprobar
para qué sirve un corazón
y prendió un cigarrillo y otro más
como toda esperanza se esfumó.”



Otro aspecto que no se puede pasar por alto en asuntos de Cupido, es la Esperanza. Todo el mundo vive en un continuo estado de esperanza, y mantiene su ilusión esperando algo o a alguien. Cierto es que la ilusión sufre altibajos en muchas ocasiones, pero en estos casos se suele regenerar con el más mínimo gesto, detalle, señal… Pero, atención, estamos en territorio Sabina, y aquí “nos gusta mucho el verbo fracasar” así que no puede faltar el matiz “como toda esperanza se esfumó”.






“Por eso, cuando el tiempo hace resumen
y los sueños parecen pesadillas,
regresa aquel perfume
de fotos amarillas.
Y, aunque sé que no era
la más guapa del mundo, juro que era
más guapa que cualquiera.”



Terminemos de una manera feliz, con este último fragmento, extrapolable a cualquier tablón y/o nick… Otro componente muy importante del amor es la nostalgia, o el recuerdo…y la ceguera también. Cuando estás en ese estado de empanamiento todo te parece maravilloso, y la causante del empanamiento mucho más “y aunque sé que no era, la más guapa del mundo, juro que era más guapa que cualquiera”.


1 comentarios:

Ryoga dijo...

muy buen blog,es una gran idea dedicarle un blog a Sabina

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios. NO es necesario estar registrado para comentar, simplemente seleccionando nombre/url y poniendo un nombre a su libre elección podrán hacerlo.

top
Google Analytics Alternative