El Roncarol de los Idiotas

Las armónicas han estado presentes en el mundo de la música en numerosas ocasiones, y algunas de ellas tan célebres como es el caso de "El hombre del piano" o "Piano Man" ¿Quién no reconoce esa melodía?. Pues en el caso de Joaquín Sabina nos encontramos con una canción reconocible también desde el principio por el sonido tan particular de dicho instrumento.

Se trata de una canción muy especial, y sin embargo ha pasado desapercibida quizás eclipsada por otras grandes canciones que la acompañaron en el disco "Yo, mi, me, conmigo". Con una maestría inigualable Joaquín nos describe como dos personas, aparentemente desdichadas, se encuentran unidas por el amor. Es decir, que no hay nada como la miseria para unir a dos individuos.

El término amor y el término idiota caminan de la mano en muchas ocasiones, es por eso que Joaquín utiliza ese calificativo para describir a estas dos personas. Lo cierto es que en muchas ocasiones se pone de manifiesto, que el amor es cosa de dos idiotas. Donde las situaciones ridículas o absurdas son las que más los unen, o con más cariño se recuerdan una vez que pasa el tiempo.

Huelga decir que esta descripción no tiene cabida en el "amor made in Hollywood" pero no se trata de eso, se trata de algo mucho más real, más cercano, más posible y...sin duda más bonito y natural. De hecho, la forma en que describe las situaciones personales de ambos, es bastante curiosa.
"Yo no tenía ganas de reir,
tú reías para no llorar;
yo le guiñaba un ojo a mi nariz,
tú consolabas a tu soledad.
Yo sin ninguna escoba que vender,
tú con mil y una noches que olvidar;
a mí no me quería una mujer,
a ti se te moría una ciudad.
Tú habías perdido el último autobús,
a mí me habían hechado de otro bar;
los mismos alfileres de vudú,
el mismo cuento que termina mal."
Se trata sin lugar a dudas del encuentro de dos perdedores natos, que deambulan buscando algo de luz en sus vidas. Es en situaciones como estas donde la frase "nunca falta un roto para un descosido" cobra toda su fuerza. No obstante, yo pienso que el proceso natural de la vida se sustenta de situaciones como esta, el equilibrio de la felicidad se mantiene gracias a ellos. Seguramente todo se iría al traste con relaciones aparentemente maravillosas, brillantes y exitosas que guardan bajo su escaparate una cantidad ingente de trapos sucios, traiciones, envidias, intereses... .


"Yo no venía de ningún país,
tú ibas camino de cualquier lugar;
conmigo no contaba el porvenir,
de ti no se acordaba el verbo “amar”.
Yo no jugaba para no perder,
tú hacias trampas para no ganar;
yo no rezaba para no creer,
tú no besabas para no soñar."
A continuación me gustaría mostrar un ejemplo de lo simple convertido en grandioso, de una descripción plana y sin brillo convertida en un verso hermoso y bello. Cualquier mortal que quisiera expresar que empezó a llover...lo haría así "empezó a llover", Joaquín no, él lo hace así...
"Pero quiso el cielo
bautizar el suelo
con su gota a gota"
También es destacable el fragmento refleja la situación en la que una parte de la pareja intenta poner algo de cordura, de orden, de programación en la relación. Sin embargo, esto es totalmente imposible cuando la otra se guía por el desorden, el caos, los impulsos...y siempre acaba arrastrando al otro a esa situación de revolución feliz.
"Qué disparate de
partida de ajedrez
con un partenaire
adicta al jaque mate."
No es menos cierto, que cuando no se tiene nada...no hay nada que perder y mucho que ganar. Esto se produce en numerosas ocasiones, y en este caso se puede ver como "si no tengo nada, lo único que puedo darte es amor, es lo único que puedo pedirte y lo único que puedo perder". El término "separación de bienes" no tiene cabida en esta canción como podréis comprobar...

"Y tu bolso como un nido de gaviotas
y mi futuro con pan duro en el cajón
locos por naufragar
salieron a bailar
al ritmo de la lluvia sobre las capotas
el rocanrol de los idiotas."

La moraleja que se puede sacar de la canción es que el amor es cosa de dos, y cuanto más iguales sean esos dos mejor. Buscar algo que es "lo mejor" según los cánones de la sociedad, las opiniones de la gente...no suele acabar bien. Cada idiota debe encontrar a su otro idiota, para poder bailar juntos su rocanrol, sin más.

"El rocanrol,
el rocanrol de los idiotas.
Como tu y como yo.
El rocanrol de los idiotas. "



2 comentarios:

soyjo_10 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sh dijo...

Hola,una pregunta, que quiso decir Joaquin cuando dice y mis peces de colores en mis botas ??, saludos!

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios. NO es necesario estar registrado para comentar, simplemente seleccionando nombre/url y poniendo un nombre a su libre elección podrán hacerlo.

top
Google Analytics Alternative