Noches de boda


En la larga lista de canciones de Sabina hay algunas a las que yo llamo "revitalizantes", ya que intentan cambiar el universo para que tu vida sea más feliz, más sencilla, más mejor...

En noches de boda se experimenta esa sensación, cada verso es una petición o una recomendación para que los astros se alineen a tu favor, para que todo bicho viviente se confabule en hacer una vida mejor. Es una canción utópica en muchos momentos pero con un trasfondo muy vitalista, muy Carpe Diem...

"Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario te tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuando,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana

Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel."

Esta es la típica canción que te gusta escuchar cuando estás melancólico, cuando necesitas que alguien te diga que la vida puede ser maravillosa (y que ese alguien no sea Andrés Montes claro está), o que alguien te haga creer que esta noche las estrellas salieron para verte.

"Que no te compren por menos de nada,
que no te vendan amor sin espinas,
que no te duerman con cuentos de hadas,
que no te cierren el bar de la esquina."

Escuchar esta canción es como recibir un abrazo en cada uno de sus versos, en cada una de sus frases mágicas, de sus consejos medidos y pensados para hacerte sonreír, para ayudarte a tocarle el culo a la vida cuando esta te da la espalda. Noches de boda quiere representar el triunfo del bien, de la felicidad más sencilla y más humilde; un cúmulo de buenas ideas que desearías para esa persona a la que verdaderamente quieres.

"Que no se ocupe de tí el desamparo,
que cada cena sea tu última cena,
que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena."


0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios. NO es necesario estar registrado para comentar, simplemente seleccionando nombre/url y poniendo un nombre a su libre elección podrán hacerlo.

top
Google Analytics Alternative