La canción más hermosa del mundo



A priori puede sonar un tanto pretencioso el título de este tema, “la canción más hermosa del mundo”; pero la historia que nos cuenta es bastante humilde a la par que sincera. Se trata de una de esas canciones que podríamos meter en el saco de las “autobiográficas” de Joaquín. Hace un recorrido, bastante iconográfico, de multitud de elementos que han ido marcando su dilatada carrera.


"Yo tenía un botón sin ojal, un gusano de seda,
medio par de zapatos de clown y un alma en almoneda,
una hispano olivetti con caries, un tren con retraso,
un carné del Atleti, una cara de culo de vaso, 

un colegio de pago, un compás, una mesa camilla,
una nuez, o bocado de Adán, menos una costilla,
una bici diabética, un cúmulo, un cirro, una estrato,
un camello del rey Baltasar, una gata sin gato,"


Se suele decir que justo antes de morir, tu vida pasa ante tus ojos.  Si esto lo lleváramos al terreno musical, esta canción hace lo propio. Tampoco es necesario llevarlo al extremo de estar a punto de
llegar al barrio de los quietos. Hay más situaciones cotidianas en que esto puede suceder. Basta con revisar armarios, cajones o trasteros para que,  al encontrar algún objeto que llevabas bastantes años sin ver te vengan a la memoria infinidad de recuerdos.

"mi Annie Hall, mi Gioconda, mi Wendy, las damas primero,
mi Cantinflas, mi Bola de Nieve, mis tres Mosqueteros,
mi Tintín, mi yo-yo, mi azulete, mi siete de copas,
el zaguán donde te desnudé sin quitarte la ropa. 


Mi escondite, mi clave de sol, mi reloj de pulsera,
una lámpara de Alí Babá dentro de una chistera,
no sabía que la primavera duraba un segundo,
yo quería escribir la canción más hermosa del mundo."

Algo parecido ocurre cuando en la televisión echan alguna película antigua, de las de la época del VHS, y pese a que nos sabemos hasta los diálogos no nos levantamos del sofá hasta que termina.  Y es que no sólo es la película lo que estás reviviendo, es también cada una de las circunstancias y las personas que rodeaban en todos esos visionados. En este repaso biográfico, también hay cabida para alguna que otra decepción que te marca para el resto de tus días; sobre todo aquellas que te demuestran que la primavera apenas dura un segundo.  


"Frente al cabo de poca esperanza arrié mi bandera,
si me pierdo de vista esperadme en la lista de espera,
heredé una botella de ron de un clochard moribundo,
olvidé la lección a la vuelta de un coma profundo."


Esto enlaza directamente con esa bandera que Joaquín dice arriar, frente al cabo de poca esperanza. Y es que hay veces que un cúmulo de infortunios, te pueden abocar a perder lo que normalmente se
hace en último lugar. Pero al mismo tiempo, con bastante frecuencia suele aparecer un botón de reinicio, incluso a la vuelta de un coma profundo.


"Les presento a mi abuelo bastardo, a mi esposa soltera,
al padrino que me apadrinó en la legión extranjera,
a mi hermano gemelo, patrón de la merca ambulante,
a Simbad el marino que tuvo un sobrino cantante, 

al putón de mi prima Carlota y su perro salchicha,
a mi chupa de cota de mallas contra la desdicha,
mariposas que cazan en sueños los niños con granos
cuando sueñan que abrazan a Venus de Milo sin manos."


Ahora más que nunca vuelven a ser necesarios esos padrinos en las legiones extranjeras, para todos esos emigrantes del siglo XXI, que pese a cambiar la maleta de madera por una samsonite, y la gallina y el botijo por el Iphone y el Ipad; siguen rascándose el cogote y mirando hacia el cielo con la boca abierta cuando pisan nuevos territorios.  Tampoco viene mal contar con una chupa de cota de mallas que te amortigüe algún que otro golpe.  Y no es menos cierto que algunas de esas mariposas que Sabina dice cazar cuando se es imberbe, se logran cazar finalmente cuando la barba irrumpe al mismo ritmo que las entradas.  


"Nunca pude cantar de un tirón
la canción de las babas del mar, del relámpago en vena,
de las lágrimas para llorar cuando valga la pena,
de la página encinta en el vientre de un bloc trotamundos,
de la gota de tinta en el himno de los iracundos.
Yo quería escribir la canción más hermosa del mundo."


Más de uno pagaría por tener una sola página de ese bloc trotamundos,  en el que Joaquín ha ido anotando cada verso que después se convertirían en canciones memorables. Termina diciendo que él quería escribir la canción más hermosa del mundo.  Yo creo que si no lo ha conseguido ya, lo ha rozado con la yema de los dedos. El problema ahora es decidir cuál de ellas podría llevarse tal galardón.  Yo no sería capaz de hacerlo, ni siquiera puedo elegir solo una como mi canción preferida. 


Sabina y CIA: La flor de la canela

No se trata de la primera vez que vemos a Sabina junto a Maria Dolores Pradera, bien sea sobre un escenario, bien sea en algún disco. En esta ocasión el flaco de Úbeda participa en el último disco de la madrileña, en el cual se ha rodeado de varias voces reconocidas, para rememorar sus éxitos más conocidos.

Con Joaquín cantan el tema "La flor de la Canela", un tema que sirve de homenaje para un país de vital importancia en la vida de Sabina "el Perú". El mismo asegura que esta canción debería ser poco menos que el himno nacional de aquel país.

María Dolores siempre ha destacado por difundir grandes temas de la canción latinoamericana. Este en concreto es de la peruana Chabuca Granda, así que creo que no hay dos mejores voces para interpretarlo como las de Sabina (con su Rosa de Lima) y Pradera.


Sol forastero

Hoy justo hace un mes que me marché del país en busca de un futuro mejor, y por esas mismas fechas salía a la luz el nuevo disco de Miguel Bosé "Papitwo" en el que no ha querido faltar Sabina. Seguramente os estaréis preguntando, que relación tiene una cosa con la otra, pues sencillamente que la canción escogida por Miguel y Joaquín es "Sol forastero".

Ese sol forastero que cada vez está alumbrando a más y más españoles, que han repetido los pasos que dieron dos generaciones anteriores. Cambiando la maleta de madera por la Samsonite de plástico duro y la boina por el smartphone. En esas me he visto yo, y ahora estoy escribiendo esto bajo un sol muy forastero; tanto que apenas asoma un rato y calienta más bien poco. 

Por si fueran pocas las coincidencias, la canción hace mención de California. Que fue justamente mi primer destino en este largo viaje. Aunque he dicho que ahora no llevamos la boina como nuestros antepasados, debo confesar que los primeros días actuaba como tal, mirando con la boca abierta los rascacielos de San Francisco.

Dejando a los yankees a un lado, en la canción también menciona un cielo negro; el de Dublín, negro todavía no es, pero del gris tampoco es fácil sacarlo. Son varios los conceptos que se mencionan en la canción y que todo aquel que cruza las fronteras ibéricas rápidamente se encuentra. Sin duda alguna, una mezcla de pros y contras. Porque en eso se pueden resumir decisiones de este tipo, mezclar ilusión y melancolía, oportunidades y renuncias, beneficios y sacrificios.

Mientras el sol patrio siga empeñándose en asfixiarnos, tendremos que buscar cobijo en alguno de estos soles forasteros que brindan oportunidades a "generaciones perdidas".

Reír como llora Chavela

Ayer nos dejó Chavela Vargas a los 93 años de edad, se apagó la voz de rayo de luna llena de esta gata valiente de piel de tigre. Esta mexicana de adopción, ocupa un lugar preferente dentro de la vida de Joaquín Sabina; y gracias a ella tenemos dos canciones inmensas como son "Por el Boulevard de los sueños rotos" y "Noches de boda". Chavela tenía bastante cosas en común con Joaquín, su afición al alcohol y a las mujeres así como la voz rota; son algunas de sus mayores señas de identidad.

No se ha hecho esperar la reacción de Sabina a tan sentida pérdida, y ha mandado un no menos sentido pésame ante la pérdida de aquella mujer que lo dejó para siempre sin tequila "del bueno". Esperemos que, tal y como rezaba "Noches de boda", el fin le haya pillado bailando.

“Andaba dibujando en un cuadernito, una costumbre que recién adquirí, cuando vi por la televisión, encendida sin sonido, la imagen de Chavela. Di voz al aparato. Se nos fue, escuché. Y me cogió un llanto irreparable. Lo que nunca me había sucedido. Siempre me culpé por no ser capaz de llorar con la muerte de mis padres, pero esta vez me venció el desconsuelo. Yo nunca me tomé copas con mis ídolos: Bob Dylan, Leonard Cohen o Brassens. Y sí, con Chavela, con la que he cantado, nos hemos abrazado y reído hasta hartarnos. Todas esas veces cuentan y contarán siempre entre las más grandes cosas que me han sucedido en la vida.

Será difícil, por ejemplo, olvidar cómo la conocí. Fue una noche de hace unos veinte años, en Madrid, en la sala Morasol. Dijo: “Yo vivo en el bulevar de los sueños rotos”. Y yo tuve que escribirle una canción con esa frase. Ya se había recuperado de su alcoholismo. Calculaba que había bebido algo así como 1,8 millones de botellas de tequila y solía decirme cuando me veía beberlo a mí: “Joaquín, ese tequila tuyo es muy malo; el bueno de verdad ya nos lo bebimos José Alfredo Jiménez y yo”. Al conocer la triste noticia, que todos veníamos anticipando, he sentido la necesidad de bajar al bar a tomar uno a su salud, aunque el brebaje sin ella siempre será de los malos.

Aquella primera vez, pedí a Pedro Almodóvar que nos presentara. Al acercarme, escuché cómo él le contaba quién era yo, pues Chavela no tenía la menor idea. “La admiro desde niño”, le dije. “Yo también le admiro mucho a usted”, contestó. Ante la mentira, exclamé. “Vete a la mierda”. Nos fundimos en un largo abrazo del que nunca nos libramos hasta ayer mismo, incluso aunque no pudiéramos vernos en su última visita a España, un viaje que quizá no debió hacer, pues no estaba en condiciones. Entonces, yo estaba de gira y a ella la ingresaron en un hospital.

Con su desaparición, se pierde una manera de cantar llorando, un quejío inigualable, una expresividad fuera de lo común. Unos cojones y unos ovarios nunca vistos en la música popular desde la muerte del bandoneonista Ricardo Goyeneche. Ella no vendía una voz, vendía un estilo. Era una maestra en perder la primera al tiempo que ganaba lo segundo. Algo en lo que yo, sin duda, tengo mucho que aprender. En estos momentos de pérdida me digo: ¡Quién pudiera reír como llora Chavela! Y recuerdo algo estas palabras de Almodóvar: “Desde Jesucristo, nadie ha abierto los brazos como ella
Joaquín Sabina.

Su primo el Nano VI: Algo Personal

Existen algunas canciones a las que el paso del tiempo no les sienta demasiado bien,  hay otras que acaban por ser inmortales y también se da el caso de aquellas que hoy en día tienen un significado mucho mayor al que tuvieron cuando fueron concebidas. Personalmente, creo que este es el caso de "Algo personal", una canción que Serrat escribió en 1983 y que seguramente a más de uno se le haya venido a la cabeza en los últimos meses. 

"Probablemente en su pueblo se les recordará
como cachorros de buenas personas,
que hurtaban flores para regalar a su mamá
y daban de comer a las palomas.


Probablemente que todo eso debe ser verdad,
aunque es más turbio cómo y de qué manera
llegaron esos individuos a ser lo que son
ni a quién sirven cuando alzan las banderas."

El Nano retrata a la perfección a toda esa casta política que nos (des)gobierna, que durante la campaña ponen cara de no haber roto nunca un plato; pero raro es el que se marcha de su cargo sin haberse cargado alguna que otra vajilla.  Se plantea la duda de a quien sirven estos señores, cada vez queda más claro que a los intereses de la sociedad no. Yo iría un paso más allá en la cuestión y directamente preguntaría ¿sirven?. 

"Hombres de paja que usan la colonia y el honor
para ocultar oscuras intenciones:
tienen doble vida, son sicarios del mal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Rodeados de protocolo, comitiva y seguridad,

viajan de incógnito en autos blindados
a sembrar calumnias, a mentir con naturalidad,
a colgar en las escuelas su retrato."

Son verdaderos especialistas en adornar sus discursos, y dar una cantidad ingente de rodeos a la hora de explicar sus medidas; creyendo quizás que la gente es tonta y dirá amén a todo sin rechistar. Afortunadamente cada vez son más los que no comulgan con ruedas de molino y levantan la voz. Aunque ellos ya se cuidan bien de rodearse y cubrirse las espaldas para poder hacer y deshacer a su antojo. La mentira, algo considerado gravísimo en el mundo anglosajón, ha pasado a convertirse en un recurso más en su día a día. Otra afición que tienen es la de poner placas en todos los edificios que inauguran, para que su nombre pase a la posteridad. Resulta curioso ver como el nombre de muchos políticos están en las puertas de escuelas y hospitales, esos mismos que ahora están desmantelando poco a poco. 

"Se gastan más de lo que tienen en coleccionar
espías, listas negras y arsenales;
resulta bochornoso verles fanfarronear
a ver quién es el que la tiene más grande.

Se arman hasta los dientes en el nombre de la paz,

juegan con cosas que no tienen repuesto
y la culpa es del otro si algo les sale mal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal."

"Habéis vivido por encima de vuestras posibilidades", esta es la frase de moda en los últimos tiempos que nos repiten una y otra vez. Tienen la poca decencia de culparnos de todo despilfarro, cuando en realidad los que han tirado (cuando no robado) millones y millones han sido ellos. Han jugado durante mucho tiempo al estúpido juego de ver quien la tiene más grande, y ahora el tamaño que medimos es el de la deuda que dejan. 

"Y como quien en la cosa, nada tiene que perder.
Pulsan la alarma y rompen las promesas
y en nombre de quien no tienen el gusto de conocer
nos ponen la pistola en la cabeza.

Se agarran de los pelos, pero para no ensuciar

van a cagar a casa de otra gente
y experimentan nuevos métodos de masacrar,
sofisticados y a la vez convincentes."

La rotura de promesas ya a nadie sorprende, y por eso no se preocupan demasiado en disimularlo. Se jactan de gobernar con mano de hierro, y de no temblarles el pulso a la hora de tomar medidas "difíciles"; pero al mismo tiempo se bajan los pantalones frente a los poderosos. Caso aparte es el bochornoso comportamiento que tienen entre ellos cada vez que asisten a un debate, donde el "y tu más" es el leitmotiv de cada una de sus intervenciones. 

"No conocen ni a su padre cuando pierden el control,
ni recuerdan que en el mundo hay niños.
Nos niegan a todos el pan y la sal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal."

Cada vez más confunden cual es el rol que deben desempeñar, y pasan con demasiada frecuencia de dirigentes a propietarios de un país. Olvidan fácilmente que en el mundo hay niños...o niñas (figura muy recurrente cuando lanzan sus proclamas en las elecciones). Joan Manuel decía que entre esos tipos y él había algo personal, creo que a medida que pasa el tiempo somos más los que nos unimos a su causa porque "entre esos tipos y nosotros hay algo cada vez más personal".

Sabina Versionado XX

En los próximos días verá la luz un nuevo disco homenaje a Joaquín Sabina, titulado "De purísima y oro". En esta ocasión los protagonistas son un nutrido grupo de artistas flamencos. Desde hace unas semanas, hemos tenido acceso al primer single del citado álbum. Se trata de una versión de la celebérrima "Y sin embargo" a cargo de Antonio Carmona.

No se trata de la primera vez que vemos juntos a Sabina y a Carmona, de hecho a través de una de sus grandes pasiones, el Atlético de Madrid, ya los pudimos disfrutar en la grabación del himno elaborado con motivo del centenario colchonero. En esta ocasión el que fuera voz de Ketama, se lanza a versionar uno de los temas más coreados por los sabineros en sus conciertos. Sin embargo, y nunca mejor dicho, Antonio le incorpora un ritmo totalmente diferente a la canción; llevándosela a su terreno, el flamenco. 

Debo reconocer que el resultado ha sido más que satisfactorio, el traje flamenco le sienta bastante bien a muchos temas de Joaquín. Espero que ocurra lo mismo con el resto de artistas que intervienen en el álbum, donde podemos encontrar a José Mercé, Pitingo, Niña Pastori... Probablemente habrá detractores y puristas a los que no les guste nada ver como sus temas clásicos se transforman. Personalmente, como ya he comentado en más de una ocasión, me suelen gustar bastante las versiones (aunque también hay excepciones, no todo vale ni puede valer). Para ello, recomiendo no escucharlas con los oídos estrechos.

Sabina y CIA XVIII: Azul Sabina

Recientemente Juanes ha grabado un "Unplugged", rodeándose de varios de los mejores artistas del panorama musical, encontrándose Joaquín Sabina entre ellos. Juntos interpretan "Azul", un tema inédito que se incluye en este directo del colombiano. En el vídeo de la canción, se comprueba rápidamente la enorme admiración que Juanes siente por Joaquín, maestro para una infinidad de artistas.

"Azul Sabina" es un blues, género al que Sabina suele recurrir con bastante asiduidad en sus discos, y en el que los dos artistas latinos se han complementado bastante bien. Por otra parte, el acompañamiento musical de la canción es muy del estilo "orquesta del Titanic", cello incluído. Si a esto le unimos el decorado del escenario se crea un ambiente muy propicio para esta canción. 

"Atrás, duele mirar atrás
paisa, te acuerdas:
cada vez que pierdas
date cuerda y vuelve a empezar,
no seas una estatua de sal."

Un tema optimista y vitalista, de los que estamos bastante ávidos últimamente. Hartos ya de mirar hacia atrás para buscar culpables, o recordar los buenos tiempos cuya vuelta damos por imposible. De nada sirve eso, más que para convertirte en estatua de sal y quedarte anclado para la posteridad. Después de una caída es obligatorio levantarse y sacudirse el polvo con la mayor dignidad posible.

"Acuérdate de olvidarte de mi
(nunca de mí)
no dejes que te oxide el porvenir
(el porvenir)
no cuentes cuentas del rosario
de un corsario sin pedigree
no digas que no, porque sí."

La producción de la canción ha corrido a cargo de Juanes, Sabina y de Juan Luis Guerra. En ella podemos ver claras referencias a personajes que Sabina siempre tiene en su imaginario (Peter Pan, Robinson...). Así mismo, deja uno de estos versos que rápidamente se te quedan en la cabeza y a la tercera vez que la escuchas ya comienzas a canturrearla. 

"No digas que no, porque sí"


¡Qué manera de vencer!

Anoche el Atlético de Madrid se proclamaba campeón de la Europa League por segunda vez en tres años. Este acontecimiento supuso un alegrón para la parroquia rojiblanca, que ni de lejos imaginaban allá por diciembre (cuando apretaba el frío por la ribera del Manzanares) que la primavera sería trompetera y colchonera. Si a Joaquín le robaron el mes de Abril, el Atleti se encarga de devolverle la sonrisa en Mayo.

Un colchonero de pro como es Sabina seguro que disfrutó de lo lindo con los zarpazos del tigre Falcao y la depurada técnica de Diego (ese nombre sólo podía llevarles alegrías), aunque me consta que Panchito Varona y familia lo disfrutaron aún más. En contra de lo que cantaba el propio Joaquín en el himno del centenario, esta vez ni sufrieron ni palmaron. Fue una victoria imprevisiblemente cómoda y sin los sobresaltos a los que están acostumbrados.

Hace un par de años ya le dediqué una entrada al atleti con motivo de su llegada a dos finales, la de la Europa League y la de Copa. Me adelanté porque quién más quién menos tiene sus dudas acerca de la fiabilidad rojiblanca, y no quería dejar pasar la oportunidad de valorar como se merecía semejante proeza. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, aunque el calendario dictamina que han sido dos años escasos; basta con echar un vistazo a la plantilla (nueva casi al completo) para darse cuenta que el Atleti habita en un microclima especial que lo devora todo.

Todo el que me conoce sabe que soy muy merengue, pero eso no evita que me alegre por el equipo vecino y le felicite en sus éxitos. Si hace dos años puse la versión oficial del himno del centenario del Atlético, en esta ocasión acompaño esta entrada con la versión rockera del mismo; que veo más acorde con la figura del Cholo Simeone. 

Por cierto, hay una tercera versión de este himno. Me la guardo para la próxima gesta atlética. 

Cumpliendo Abriles

Hace más de 20 años a Joaquín Sabina le robaron el mes de abril, y todavía se sigue preguntando quién fue el culpable; yo tuve más suerte y también en un mes de abril creé este blog que cumple ya su primer trienio. Tres años en los que no he parado de descubrir cosas nuevas detrás de las letras del flaco, aunque algunos pensaran que ya lo tenía todo visto y poco nuevo se podía ofrecer ya.

Sin duda alguna, una de las mayores satisfacciones que me he llevado, es ver como mi nombre aparecía junto al de Sabina en las búsquedas de Google. Aunque ésto no deja de ser anecdótico, para mí es un estímulo muy grande para seguir escribiendo sobre una de mis pasiones. Sin ser un experto en el mundo de la literatura (las Ciencias se impusieron a las Letras en la foto finish de algún momento clave mi vida), intento plasmar con mi gramática parda que diría Sabina, la vida que encuentro detrás de esas canciones que llevo años escuchando.

De vez en cuando he hecho alguna excursión hacia otros lugares, y su primo Serrat también ha tenido un lugar preferente en el blog. Así mismo, un gran abanico de artistas han aparecido en la sección Sabina Versionado o Sabina y CIA; un tema polémico para los más puristas, el de las versiones. Yo, salvo contadas excepciones, las he defendido porque en la mayoría de las ocasiones le dan un plus de vida a los temas. En cierto modo, yo no dejo de hacer versiones; doy mi versión particular de las letras de Joaquín. Evidentemente, algo tan personal es muy probable que no sea compartido en su totalidad por el resto. Eso resultó ser un pequeño temor en los primeros compases de este blog, pero rápidamente se transformó en una de sus fortalezas; y tres años después sigue siendo el pilar fundamental de este lugar. 

Justamente ahora se cumplen 100 años del naufragio del Titanic, y si por aquel entonces los músicos de "La orquesta del Titanic" no dejaron de tocar aún a sabiendas de que el barco se hundía; ahora son dos señores con bombín y guitarra los que se resisten a dejar de tocar, por mucho que más de uno los diera por muertos. Si ellos siguen al pie del cañón, no seré yo el que deje de aportar su granito de arena a la comunidad Sabinera. 

Muchas gracias a todos los que os asomáis por aquí de vez en cuando. ¡Que no pare la orquesta caballeros!.

¡Viva la Pepa!

Ayer se conmemoró el bicentenario de la primera Constitución que se promulgó en España, la del 12, también conocida como "La Pepa". Se sucedieron numerosos actos institucionales para homenajear una fecha tan importante en la historia de nuestro país. De entre todos ellos me quedo con un tango carnavalero, que Sabina e Inma Mora le cantan a la constitución y a la ciudad de Cádiz. En la letra se hacen numerosas referencias a los lugares más emblemáticos de la ciudad, así como algunos guiños a su fiesta más célebre: el Carnaval.

Joaquín Sabina guarda una relación muy cercana con Cádiz, de hecho veranea en la ciudad de Rota. Así que no había mejor regalo que prestar su voz para cantarle a "La Tacita de Plata". La letra y la música la ha realizado un grupo roteño denominado "La Hoguera", y en la producción también han participado algunos componentes de "Los delinqüentes". Quizá éstas sean las palabras más bonitas y sinceras que se le han dedicado a Cádiz y a La Pepa en estos días; porque ya hemos visto como se han aprovechado de ella, para lanzar los mismos mensajes políticos de siempre. De los versos de la canción me ha gustado especialmente éste, que además es el que le da título a la canción.

"De vida me disfracé,
y ahora no me conoces".
top
Google Analytics Alternative